Ediciones Los hijos de la teta del ciclón (1991–1993): una comunidad literaria inconfesable

Ediciones Los hijos de la teta
del ciclón (1991–1993): una comunidad literaria inconfesable

Emiliano Tavernini
CONICET, Argentina / emilianotavernini@gmail.com

Resumen

En el presente trabajo nos proponemos reflexionar sobre un proyecto de edición artesanal que a comienzos de la década del noventa, reunió a un grupo de poetas hijos e hijas de la militancia perseguida en los setenta. Para eso vamos a analizar lo que Silvia Schwarzböck definió como «los espantos» en las estéticas de la posdictadura, para leer de qué manera las distintas voces recurren a una «estética postparanoica». Luego nos detendremos en las políticas de memoria y en las políticas estéticas que proponen los textos para intervenir en un presente signado por la impunidad para los perpetradores. Consideramos que esta experiencia es relevante para comprender no sólo la emergencia posterior de H.I.J.O.S., sino también las producciones artísticas elaboradas por esta generación, las cuales tuvieron una etapa de aglutinación intensiva a lo largo de la década de los 2000, en cine, artes plásticas y literatura. Además permite reivindicar diversas formas de asociación existentes entre los familiares y una comunidad más amplia, solidaria, en un contexto signado por la «teoría de la reconciliación nacional».

Palabras clave: poesía argentina / memoria /
hijos de desaparecidos / editoriales alternativas

Véase:  https://bibliotecavirtual.unl.edu.ar/publicaciones/index.php/ElTacoenlaBrea/article/view/8696/12369

 

qué dice el poeta Y un réquiem de navidad

QUÉ DICE EL POETA

Por Rolo della Croce

a Julián Axat

 

El poeta me dijo que la pluma provoque inquiete

hable de los dolores del estiércol

de la flor y los amores.

De la muerte y  la esperanza…

Que las Letras no confundan

las mentes:

solo entretienen los poderosos

para que todo continúe…

El ardor inicial rojo en la bronca de la garganta

exprese con alta voz esa verdad

acerca del silencio cómplice

de la daga asesina

de espinas clavadas

de techos bajos humedades

fríos y calores

hambrunas disfrazadas de metabólicos envases

carbohidratos gordilìneos

falta de lecturas cerebros licuados

por falta de medios oficiales y suboficiales

expectativa ilusoria atrapa al colectivo y llenan su apetito de superfluos

objetos

Viajes en toures a exòticos lugares compramos los comemos

y miramos hacia el otro lado

no importa más nada que mi ombligo burgués

confundiendo al esclavo que sonríe siempre que puede disimular

su vacío

***

Singular Navidad, por Rolo, dedicada a Cristina della Croce, 25/12/2019:

Los usos de La peste (Camus en las pampas)

camus

Por Julián Axat*

(para La Tecl@ Eñe)

 

Hace muy poco, el presidente Alberto Fernández  refirió en un discurso a la novela La Peste, de Albert Camus (1913-1960). Lo hizo en La Pampa, ante la prensa, dijo –citando al escritor argelino-francés– que la pandemia tiene dos particularidades, la particularidad de traer muchas muertes y la particularidad de dejar al descubierto las miserias de las almas (1)

Esta es la fascinación por La Peste, libro que el coronavirus ha retornado a las vidrieras de todas las librerías del mundo, y que ha impulsado a muchos lectores a releer o a leer por primera vez. Libro que también pone al descubierto una fascinación por los significados o alegorías de la peste, aquellos que exceden las cuestiones meramente sanitarias y biológicas, y se trasladan al panorama moral o existencial. Terreno literario y filosófico en el que el escritor Albert Camus logró consagrarse, antes de fallecer en un extraño accidente de autos en 1960.

Cuando uno se adentra en las páginas de esta novela, cree estar leyendo la crónica de lo que nos está pasando. Pues muchos de sus párrafos son increíblemente similares a lo que dicen los diarios de todos los días sobre la Pandemia de coronavirus: sus tramas de personajes, las listas diarias de centenares de muertes, la sensación de soledad y angustia de estar aislado, los contagios y la propagación imparable de la enfermedad que empuja a las autoridades a imponer el cada vez más severo aislamiento.

 

Seguir leyendo: https://lateclaenerevista.com/los-usos-de-la-peste-camus-en-las-pampas-por-julian-axat/

 

SE SIENTA A LA MESA Y PREGUNTA

julien ax

En el nuevo ciclo radial “Se sienta a la mesa y pregunta”, APU RADIO conversó con el poeta Julián Axat acerca de sus diversas experiencias poéticas que siempre están atravesadas por su militancia y su compromiso con la justicia.

 

Por Miguel Martinez Naón

Agencia Paco Urondo: A principios de los noventa formaste parte del grupo de poetas “Los Albañiles” ¿Cómo fueron esos comienzos con la escritura?

Julian Axat: Yo arranqué escribiendo cuando tenía 15 o 16 años, intentando mis primeros versos, fallidos, por supuesto, y “Los albañiles” fue un espacio que existió en la ciudad de La Plata, en el ámbito de la Fundación, que era dirigido por una poeta platense, Patricia Coto De Atilio que también era discípula de la poeta Ana Emilia Lahitte, conocida en el ámbito. En esos tiempos, en el año 92, tiempos en que la poesía era bastante difícil por lo que estaba pasando en el país, por un contexto económico de destrucción del tejido social, de las políticas neoliberales que empezaron a sacudir al país y después continuaron también, y mis primeros escritos fueron en el marco de ese taller, estaban vinculados a mi historia, a mi trayectoria, como bien sabés yo soy hijo de desaparecidos y la historia de mi escritura tenía que ver con los interrogantes sobre mi identidad y esos textos terminaron en un libro que edité en el año 2003, Peso formidable, que consiste en un diario de un hijo de desaparecidos que va intentando reconstruir su identidad a través de poesía, a través de versos.

APU: Es ahí donde se van forjando los primeros libros, en relación a tu vida personal, a tu vida social como hijo de militantes y en un país tan conflictivo y doloroso, donde escribías en medio de esas batallas cotidianas.

J.A.: Sí, el momento de mi escritura coincide con mi militancia en el origen de H.I.J.O.S La Plata, coinciden esos dos ámbitos en un momento donde el gobierno indulta, impide los juicios y a través de H.I.J.O.S llevamos a cabo el escrache, llevando la palabra, en mi caso de forma privada, no sólo pública, lo que nos había pasado después de años de silencio y con la teoría de los dos demonios. Desde el taller de “Los albañiles” hasta mi primera publicación estuve 10 años intentando escribir o darle forma a mi primera voz en la escritura.

Sigue acá: http://www.agenciapacourondo.com.ar/fractura/se-sienta-la-mesa-y-pregunta-julian-axat

Audio de la Entrevista: https://ar.radiocut.fm/audiocut/se-sienta-a-mesa-y-pregunta-julian-axat/

 

 

 

“CLAVEL DEL AIRE” POEMA INÉDITO DE SZPUNBERG

axat y szpunberg

Hace pocos días apareció de improvisto, como un alumbramiento en mi casilla de correos. Estaba repasando viejos mensajes, cuando di con el mail que el poeta Alberto Szpunberg me había enviado allá por octubre de 2012, bajo el asunto “Obra en construcción…”.

La poesía es así, una máquina del tiempo. Aparece de golpe, te golpea y transporta. Entonces recordé un llamado posterior de Alberto en el que me explicaba que me enviaba el mail para saber mi opinión sobre su “obra en construcción”.

Me contó que estaba sumergido en el estudio de la botánica en la obra de Linneo, y el origen de esa enigmática planta rizomática que crece colgada de árboles y rocas en Brasil, Ecuador y Argentina; y que generaba acaloradas discusiones entre los naturalistas. En especial uno de ellos, el finlandés Elias Tillandz, quien la bautizó con su nombre y en latin “Tillandsia aeranthos”; luego conocida vulgarmente como “clavel del aire”.

Es raro que un poeta se ponga a estudiar botánica para emprender su poesía, pero en Alberto nada de eso es raro, años después ironizó sobre la metafísica de Dios a partir del Brócoli. Todo el sistema de citas que dispara el poema “clavel del aire”, se encuentra al final de los 13 versos. Desconozco la obsesión de Szpunberg, pero algo conjeturo, pues el enigma del clavel está en el origen (y la discusión) de su energía vital, pero también su uso medicinal (viene a mi memoria que por entonces a Alberto le fue detectado un tumor).

Además de la reminiscencia erótica del tango, Gilles Deleuze, el maná, la vida auto-poética, en fin… todo esto me llevó por estos días a escribirle al poeta Miguel Martínez Naón, quien me conminó a llamar a Alberto a la pensión de Barcelona, e interrumpirlo justo en el momento en el que lo estaban afeitando. Después de intercambiar sobre su estado de salud y otros bemoles de la argentina y su (nuevo) exilio, me espetó: “Ayat” (así pronuncia siempre mi apellido), “si ese poema se lo mandé a usted, haga lo que le parezca…”.

Julián Axat, abril de 2020

 

 

CLAVEL DEL AIRE

Por Alberto Szpunberg

 

1.

 

Al rojo vivo, como el clavel prendido del ladrillo,

la poca pretensión de sus raíces en el viento,

brotes tiernos del cielo la tardecita de los sábados

asidos de un murmullo de luz dicho al oído:

ajenas no le son las finas hebras del aire,

esa música lejana, así de ella tan ausente,

igual que una flor tardía entre las hojas

del  libro que releo en nombre de tu nombre.

 

2.

Qué más, entonces, que a punto de ser,

sin preguntar jamás de dónde las palabras,

por qué son las que son y no las otras

que, desleídas, en silencio, murmuradas,

confirman un recuerdo, un eco, una sonrisa

contenida por qué pudor cuando los labios

ya estaban, temblorosos, a un paso del poema.

 

3.

En el corazón del bosque, late, temblorosa,

la nunca vista, pétalo imposible, la abubilla,

escondida en su propia hondura indescifrable.

Yo también pregunto por ella, puro pálpito,

pero a mí tampoco nadie me responde:

nada más ajeno a la piedad que la poesía.

4.

Qué trasluce sino frágil, quebradiza la llovizna,

chispazos del farol en el sendero de adoquines.

No sólo el llanto humedeció las fotos

del álbum hace años dejado en el trastero.

Alguien apoyó su copa sobre la sonrisa,

como si el olvido fuese casual, imprevisible:

urgencia por no saber, si es posible, nada.

 

5.

Hemos brindado muchas veces, sigamos,

la risa señala el momento de despojarnos,

como un regalo que sostiene alta la copa:

mi mano roza tu boca, planetaria es la palabra:

sólo así queda demostrado que la tierra

gira sobre sí misma hasta envolvernos.

 

6.

Vuelvo a llevar la navaja en el bolsillo,

la mano presta para cometer lo irreparable,

porque sólo ser el otro me exige y me dirime:

alguien está servido, ellos se ensañan con su carne,

cuelgan sus pies a unos centímetros del suelo:

el poema es su grito, mías sus vísceras, su sangre.

 

 

 

 

 

7.

La muerte, nunca tanta chance a la aventura:

riachos de oro y lila y rojo en las alturas

y el juego del ligero oleaje orlado

por el iris de una tarde iluminada:

abajo, la magia negra de las algas, los erizos,

que me van desprendiendo de las rocas

como quien cumple, sonriente, su destino:

al vaivén de los años, la vieja nutriente.

8.

Como el estallido del sol entre los ojos:

acodado en la borda del barco que me lleva

y esa estela de bruma en el río infinito,

y el chasquido del barro, el lengüetazo

de la espesura del amor en retirada.

9.

Ya no es lluvia sino apenas la llovizna,

el ruido de los zapatos en el barro,

como si desprenderse de la tierra les costara:

no te atreves a cubrirte la cabeza, esperas

que otra mano lo haga, pero no vendrá.

 

10.

“La historia avanza hacia atrás”, se asombra el poeta

tras recorrer toda la calle y volver al punto de partida,

y se lleva las manos a la cabeza donde reconoce

el aleteo de una sombra que lo saludó esta madrugada.

Aún chispean en la noche las herraduras del caballo

que hace un rato pasó por el cielo rumbo a casa.

 

11.

No en la palabra la ternura, sino en las manos,

ni la justicia en la ley sino en lo que damos y tomamos,

como el clavel del aire echa raíces en la nada:

yo me pongo al final de la cola y me desentiendo:

no desconfío de la urgencia de quien me antecede

y estoy dispuesto: empecemos de nuevo hasta lograrlo.

 

12.

Las manos no tienen otro sentido que el aire

que se cuela definitivamente entre los dedos:

su forma sólo se debe a lo que no retienen,

incluso el vacío que el puño sostiene en alto

como si fuese el golpe final de nuestro esfuerzo,

pero es sólo un hálito de risa que entrevemos

como si todo fuese un juego que empieza de nuevo.

 

13.

El temblor de la araña que camina sobre el agua

con la delicadeza que sólo ella sabe transitar,

como si cargase sobre sí la transparencia

de la luz que levemente la sostiene, ofreciéndola

a una tarde de infinitos y suaves, tenues tules.

 

 

CLAVEL DEL AIRE. Este género fue nombrado por Carlos Linneo en 1738 en honor al médico y botánico finlandés Dr. Elias Tillandz (originalmente Tillander) (1640-1693).

Abedini, W.I., D.,O., Caldiz, Y I., Andia. :1980, Una Maleza de Especies Forestales. Comunicación presentada en : IV Congreso Forestal Argentino, 27-31 Octubre, Goya, Corrientes, Argentina.

Baigorria, G. : 1983, Notas Preliminares sobre el control del Clavel del Aire. Acintacnia, 2, Argentina.

Bartoli, C., J., Beltramo., Laura V., Fernández. and D., O., Caldiz:1993 Control of the epiphytic weeds Tillandsia recurvata and T. aeranthos with different herbicides. Forest Ecology and Management, 59.

Benzing, D., H. and J. Seemann. :1978, Nutritional piracy and host decline: a new perspective on the epiphyte relationship.Selbyana 2.

_________: 1978, Germination and early establishment of Tillandsia circinnata Schlecht. (Bromeliaceae) on some of its hosts and other supports in Southern Florida. Sebyana 5.

Cabrera, A., L.: 1968, Flora de la Provincia de Buenos Aires. Colección Científica. Tomo IV, Parte 1º- INTA.

Caldiz, D., O. y J., Beltramo.: 1989, Control of the Epiphytic weeds Tillandsia recurvata and T. aeranthos with Simazine. Forest Ecology and Management, 28.

Castellanos, A.: 1938, Los Géneros de las Bromeliáceas de la Flora Argentina. Revista del Centro de Estudiantes del Doctorado en Ciencias Naturales. Tomo II. Argentina.

Claver, F., K., J., R., Alaniz., and D., O., Caldiz.: 1983, Tillandsia spp.: Epiphytic weeds of trees and bushes. Forest Ecology and Management, 6.

Dagnelie, P.: 1973 Théorie et Méthodes Statistiques, Applications agronomiques de Gembloux, Gembloux,

Daniel, W., W., D.:1978, Applied Nonparametric Statistics, Houghton Mifflin co., Boston.

Johansson, D.:1974 Ecology of vascular epiphytes in West African rain forest. Acta Phytogeographica Suecica 59, Upsala.

Smith, L., B.: 1972, Bromeliaceae. Museo Nacional de Historia Natural. Montevideo.

Sokal, R., R. y F., J., Rohlf.: 1986, Introducción a la Bioestadistica. Editorial Reverte. Barcelona.

Taiz, L. y E., Zeiger.: 1991, Plant Phisiology the Benjamin / Cummings Pub. Co. California.

Wintermans, J., F. and A. de Mots.: 1965,Spectrophotometric Characteristics of Chlorophylls A and B Their Pheophytins in Ethanol. Biochem Biophys. Acta 109.

 

Texto incluído en la reciente edición de la Biblioteca Nacional: “Guardianes de Piatock, Miradas sobre Alberto Szpunberg”, que incluye Textos de Horacio González, Teresa Parodi, Judith Said, Jorge Elbaum, Lilian Garrido, Eduardo Romano, Alicia Genovese, Rafael Vásquez, Jorge Quiroga, Roberto Baschetti, Susana Szwarc, Araceli Lacore, César Stroscio, Jorge Sarraute, Eduardo Jozami, María Rosa Mó, Julián Axat, Eugenia Straccali, María Malusardi, Emiliano Bustos, Jonio González, Boris Katunaric, Carlos Aldazábal, Miguel Martínez Naón, Fernanda De Broussais, Graciela Daleo y Juan Sasturain.

LIBRO Puede verse acá:

https://www.bn.gov.ar/micrositios/libros/literatura/guardianes-de-piatock-miradas-sobre-alberto-szpunberg

Sobre el libro: https://elpaisdigital.com.ar/contenido/los-que-cuidan-al-poeta/27381

 

 

La tierra es un satélite de la luna 

RUGAMA

 

La tierra es un satélite de la luna 

 

El Apolo 2 costó más que el Apolo 1

el Apolo 1 costó bastante.

El Apolo 3 costó más que el Apolo 2

el Apolo 2 costó más que el Apolo 1

el Apolo 1 costó bastante.

El Apolo 4 costó más que el Apolo 3

el Apolo 3 costó más que el Apolo 2

el Apolo 2 costó más que el Apolo 1

el Apolo 1 costó bastante.

El Apolo costó un montón, pero no se sintió

porque los astronautas eran protestantes

y desde la luna leyeron la Biblia

maravillando y alegrando a todos los cristianos

y a la venida el papa Paulo VI les dio la bendición.

El Apolo 9 costó más que todos juntos

junto con el Apolo 1 que costó bastante.

Los bisabuelos de la gente de Acahualinca tenían menos

hambre que los abuelos.

Los bisabuelos se murieron de hambre.

Los abuelos de la gente de Acahualinca tenían menos

hambre que los padres.

Los abuelos murieron de hambre.

Los padres de la gente de Acahualinca tenían menos

hambre que los hijos de la gente de allí.

Los padres se murieron de hambre.

La gente de Acahualinca tiene menos hambre que

los hijos de la gente de allí.

Los hijos de la gente de Acahualinca no nacen por

hambre,

y tienen hambre de nacer, para morirse de hambre.

Bienaventurados los pobres porque de ellos será la luna[1]

 

[1] Poema perteneciente a Leonel Rugama, escrito en 1968.

José Leonel Rugama Rugama (Estelí27 de marzo de 1949 – Managua15 de enero de 1970) fue un poeta nicaragüense, luchador aguerrido por la libertad de su País de la dictadura somocista, seminarista reconocido por su aporte a la literatura nicaragüense. Su poema más difundido ha sido “La Tierra es un satélite de la Luna“.

Sobre el cielo protector de Paul Bowles

Paul Bowles, El Cielo Protector y los límites del imaginario colonial

Por Julián Axat

thumbnail_paul-bowles y Jane

El Cielo Protector es una novela que nos muestra un pasaje, y a su vez una tensión constante entre el viejo y etnocentrista discurso literario colonial, enmarcado en el clásico relato de viajes del siglo XIX- y la novela de viajes que se reinicia a partir de la nueva generación de escritores de posguerra.

La obra de Paul Bowles tratará de reconciliar ese espacio del norte Africano a partir de otras voces, en especial, la de aquellos viajeros expatriados tras la búsqueda de un reencuentro, que no podrá alcanzarse plenamente sin un verdadero reencuentro de cada una de sus palabras con ese lugar.

Seguir leyendo pdf:

Trab.Bowles

DECLARO EXPROPIABLE

DECLARO EXPROPIABLE

 

Comencemos por expropiar el aire

el oxígeno de los expropiadores sistemáticos

de los que pergeñan expropiaciones bajo el signo del terror

bajo el signo del miedo

recuperemos el tiempo y la memoria y las ganas de expropiar en serio

y con mucho estilo y amor ex – pro -pie-mos

por ejemplo expropiemos el tiempo

el tiempo de aquellos a los que le sobra el tiempo

y que expropian todo el día esfuerzo y tiempo ajeno

a cambio de miserias

a cambio de condenas y sufrimientos

 

Expropiamos así con orgullo

levantando los brazos y haciendo piruetas en el aire

para que los que ahora nos creen malditos expropiadores

vean que somos piadosos y los hacemos con la urgencia de la utilidad pública

y con leyes y besos y con indemnizaciones

(lo hacemos con mucha pasión)

 

Mejor sería expropiar los bienes de aquellos que ya fueron indemnizados

con favores y prebendas

a costa del pueblo expropiado o de la Historia expropiada

a costa de las mayorías que siempre son expropiadas

a cambio de nada o de su propio hambre

 

Pero continuemos por expropiar la voz de que aquellos

que impiden y –a su vez- expropian las voces de aquellos que carecen de voz

pues para ellos somos asesinos expropiadores violadores de todo contrato

pues a ellos jamás se les expropió nada y encima

se les pagó –igual- doble indemnización

y a costa de aquellos a los que se les expropió el papel

la palabra

el grito

las ganas de llorar

 

Expropiado el papel el grito la palabra y las ganas de llorar

expropiado -ya que estamos también- la necesidad del silencio

expropiar la posibilidad de creer en otro mundo sin esta calaña de expropiadores

 

Declaremos expropiable toda acumulación originaria de congojas

gestada da por fraude

por evasión de impuestos

por lavado de activos o fuga de capitales

 

Expropiar la expropiación gestada a costa de todas las minorías

de los vulnerables que nunca expropiarían nada

porque son justos y –por esa injusticia que padecen a diario-

carecen de medios para reflexionar sobre las formas más adecuadas de expropiar

 

Expropiemos como los Jacobinos los trajes y cabezas del viejo régimen

Las guirnaldas y floreros de las sacristías

Las empresas fantasmas armadas como cajas chinas

y siempre vaciadas antes de que lleguemos a expropiarlas

Hechas solo a medida por expropiadores y presta-nombres

Expropiemos a esos y hagámoslo bien expropiados

por el bienestar de todos y no de unos pocos

 

Expropiemos como el poeta Walt Whitman

que expropió una tierra para hacer su cabaña

y a partir de allí

expropió los bosques porque daban frutos y gloria

 

Expropiemos a todos los expropiadores que nunca pagan

Porque lleva el rostro de la muerte expropiadora

y con su guadaña engendran y esparcen las pestes

las pestes que hoy expropian al hombre

 

J.A (9/6)

MATERNOSTRA O HEBE CON RIMBAUD EN LA CGT

hebe y Rimbaud

Hebe y Rimbaud en la CGT

 

MATERNOSTRA

 

Mater Nostra que estás en la tierra / y sigues los pasos

de nuestros padres / el destino de mis hermanos cuya

sangre fue apropiada y todavía late de nuestra

búsqueda / Madre / tú que sigues ayunando con los

pobres y desheredados envuelta en tu sudario de día y

noche / circular que abraza con el tiempo utopías

ucronías o derrotas / Madre no te perdimos en el

vientre de la ballena porque nosotros somos Jonás en

tu vientre / santificado sea tu nombre eterno y los

tuyos enterrados o perdidos diseminados en el aire de

la patria / deja vú que comparte su luz con el viento

de un mañana crepuscular sin agonías / Osa Mayor de

los poetas marinos / argonautas desolados

sobrevivientes de todas las catástrofes/ masacres

nuevamente incubadas en los huevos de la serpiente

del siglo XXI / Madre / tú que los proteges como a

tus hijos de Guantánamo / de Abu Grahib / venga a

nosotros la esperanza que anidas Madre / colócanos en

tus entrañas y cárganos en tus huestes de 180 rondas

y eterno retorno de semblanza de lo mismo hasta que

surque la piedra anónima visionaria en tus reinos del

acero / impide a la boca del tiempo que sin piedad

todo lo traga menos a vos Madre a la que le teme /

retrocede como los Caballos del Mal que corcovean en

las barricadas ante el pañuelo empuñado en alto /

Madre haz que no caigamos en la tentación de los

linchadores de ollas y escafandras / la que ejecuta a

los pibes de ahora en manos de escuadrones o

justicieros de las barriadas / de los Gulags del

conurbano que aún persisten en su mierda tercerizada

por funcionarios de bajo vuelo / Madre tú no inmutas

en el asco / porque los conoces de hastíos / esos

mismos de siempre que claman por la paz de los

cementerios que ellos cargaron de huesos y ahora los

quieren para rellenar los suelos de sus Countries /

Madre ayúdanos a que la fuerza del albatros nos

devuelva la palabra y no la ira de los gusanos de la

Historia / la revolucionaria pasión de los poetas y

milicianos tus hijos que no negociaron su sangre por

ningún cadáver de ayer de hoy de mañana / que no

trafican su alma licitando cámaras y panópticos para

llenar de balas a sus nuevos enemigos / pintar las

cosas del rezago del Napalm / Hágase tu voluntad

Madre así en nuestras ganas de cambiar el mundo por

otro todavía posible / danos el sueño nuestro de cada

día / el de tus hijos / el que necesitan los sueños para

soñar que alguna vez fuimos soñados por aquellos que

no nos vieron crecer y nos miran desde algún lado /

danos el antídoto de tu fuerza / el que necesita

Maduro para encontrar la senda de Bolívar / la

potencia de tu luz para empujar a Correa / una

bocanada de tu aire fresco para hermanar a Chile / a

Bolivia / a Brasil y Argentina/ Pero Madre / nunca

perdones a los que quieren reconciliarse sin entregar

los cuerpos o el verdadero nombre de mis hermanos /

y tampoco perdones nuestras deudas porque la única

culpa / la única/ la de los canallas del Imperio / la de

los esturiones y sus huestes corporativas cipayas / los

prebendarios buitres del averno conectados por el hilo

de Ariadna a los banqueros locales que financian la

masacre y fabrican sus nuevas ESMAS del lenguaje /

Madre / cabalga de nuevo sobre el laberinto de los

arcanos mapuches / el de los guaraníes / diaguitas /

incaicos y mayas / retrocede en tu memoria hasta

encontrar la voz perdida de Latinoamérica / nuestra

voz actual escondida / la sangre que nos hermana con

la tierra de los “otros” / con el edén sin cruces y

esvásticas de mazorqueros a sueldo tan inveterados

que seguirán buscando enemigos por todos lados para

mantener sus puestos / Madre / te exijo / te imploro /

no nos dejes caer en la tentación de traicionar la

palabra y el cuerpo justo / después del verso tiznado /

la rosa putrefacta de Keats impregnada en el aire de

Hiroshima y Nagasaki / en nombre de tu herencia

indefinida / la caída del Padre o la presencia del Hijo /

la vida de todos los desheredados sin horror / serás

inmortal / márcanos el rumbo / Madre / ¿hay alguien

ahí afuera? / Por qué no lo ayudamos Madre.

 

(“Querida Hebe, en el año 1997 te escuché en la Plaza recitar el Padre Nuestro al “Che”, yo era una adolescente que escribía poesía. Tu voz atravesó todo mi cuerpo y el de todos los presentes Ese día conocí otra forma de la poesía. Quiero devolverte esa sensación 17 años más tarde, pero en forma de Madre Nuestra, una reescritura, como obsequio…” (Carta dirigida a Hebe de Bonafini, con fecha 3 de Noviembre de 2014).

Poema de Rimbaud en la CGT: https://elniniorizoma.wordpress.com/2017/03/25/libro-rimbaud-en-la-cgt-pdf-libro/

Padre Nuestro del Che leído por HEBE:

https://www.youtube.com/watch?v=CsXSzqzUsz8

Entrevista de Hebe a Julián Axat:

https://elniniorizoma.wordpress.com/2015/03/25/entrevista-de-hebe-a-julian-axat-en-el-programa-de-las-madres-en-la-tv-publica/