LOS PIBES BIEN

Remontamos el cuerpo flojo del niño proletario hasta el lugar indicado (…) 

La lengua quedó colgante de la boca como en todo caso de estrangulación.

Osvaldo Lamborghini, “El niño proletario”

Durante un turno en 2010, recibo un llamado policial al teléfono de guardia (soy el defensor oficial en turno) que me avisa que un grupo de adolescentes acaba de intentar abusar sexualmente de una joven que caminaba por la calle a altas horas de la noche.

El hecho es el siguiente: Luego de un forcejeo, la joven sorprendida en la noche logra escabullirse de sus agresores y avisa al 911 desde su teléfono celular. La policía realiza un operativo e identifica el auto. Lo detiene. En la requisa encuentra envoltorios con marihuana, además de la característica dada por la víctima sobre los jóvenes. El automóvil es de alta gama, con vidrios polarizados. Ninguno de los adolescentes tiene carnet de conducir. Trasladados a la comisaría, esperan ser atendidos por un abogado. Pero antes de que llegue a la comisaría, para mi sorpresa, me llaman nuevamente y el oficial de servicio me explica que ya no es necesaria mi presencia, que el criterio del fiscal ha sido liberarlos de inmediato, “el fiscal no pedirá la detención por el momento, y acá están las familias que ya mandaron a llamar a un abogado”.

Los condimentos del caso (de los que más tarde me iba a enterar) eran más o menos los siguientes: la víctima era una supuesta prostituta (eso se rumoreaba, y por eso la desdibujaban como víctima). Los adolescentes eran amigos y se conocían de una escuela privada. El padre de uno de ellos era un conocido empresario.

El caso fue archivado poco después.

seguir leyendo: https://www.elpaisdigital.com.ar/contenido/los-pibes-rubios-lecciones-de-criminologa-inversa/32061

Natalia Ginzburg o el amor por la literatura

En esta oportunidad, Julián Axat escribe sobre la reciente publicación de la biografía de la reconocida narradora, traductora y editora italiana Natalia Ginzburg (1916-1991); de quien se vienen reeditando todos sus ensayos y novelas. Una voz inevitable para pensar estos tiempos.

La editorial siglo XXI acaba de editar en la Argentina, la biografía de Natalia Ginzburg, una de las escritoras más importantes de la Italia de posguerra, cuya voz se fue haciendo notar con el paso del tiempo, hasta convertirse en factor fundamental de la escena editorial y hasta de la disidencia política (fue diputada por la izquierda muchos años hasta su muerte en 1991) desde la especial mirada de una mujer comprometida con los más vulnerables y muy crítica del status quo de la política italiana de los 70/80.

Nacida en 1916 en Palermo, en el seno de una familia acomodada de origen triestino, hija de Giuseppe Levi, librepensador de familia judía, y Lidia Tanzi, mujer de educación católica. Buena parte de su vida la pasó en Turín, donde su padre, profesor universitario de anatomía, fue trasladado en 1919, cuando ella tenía tres años. Tanto su padre como sus tíos fueron apresados y procesados por sus ideas antifascistas. Tuvo una formación laica, pues sus progenitores no eran practicantes. En 1938 se casa con Leone Ginzburg, un intelectual antifascista de origen ruso y profesor de literatura rusa que en 1934 y 1936 había estado en la cárcel por sus ideas. Tiempo después, en 1944, Leone vuelve a ser encarcelado por los fascistas y muere como consecuencia de las torturas. Desde entonces Natalia llevará el apellido de su esposo y así firmará todas sus obras. Con posterioridad, se volverá a casar en 1959 con Gabriele Baldini, profesor de literatura inglesa a quien admiraba, y con quien tendrá dos hijos.

Amiga de Cesar Pavese, Ítalo Calvino, Umberto Saba, Eugenio Montale, Elsa Morente, Pier Paolo Pasolini, Fellini, Sciascia, Bassari, etc. El rol de Natalia en la editorial Einaudi (Giulio Einaudi, dueño de la editorial e íntimo amigo le abrirá un espacio central)  el que será determinante en la recepción de la literatura europea, así como en la publicación de sus contemporáneos y el descubrimiento de nuevas voces de la década del 60. La traducción de obras de Proust, Flaubert, Margarite Duras y Maupassant, son las más conocidas e introducen una nueva forma de atención en la lengua italiana respecto del francés. Natalia es puntillosa y severa como su difunto marido con las traducciones del ruso de las obras de Tolstoi y Chejov. Detrás de cada frase sencilla hay un trabajo de pulido finísimo.

Las  palabras-testamento  del epílogo a las obras de Proust, escritas apenas un año antes de su muerte (Cómo he traducido a Proust, 1990), testimonian bien su sensibilidad de traductora, y ese sentimiento de amor que siempre, más que cualquier criterio teórico y metodológico, ha guiado no solo  su  práctica  de  traducir,  sino  también  su  obra  de  narradora,  de autora  teatral,  de  ensayista  y  de  militante  política.

Hay una obsesión y enamoramiento de Natalia con la literatura, pues su vida entera pasaba por las letras y por las formas del legado que su generación dejaría hacia las nuevas generaciones desde la escritura.

Se ha dicho que deslumbra en Natalia la inmediatez y la claridad de su pensamiento, la capacidad para desarmarlo todo sin depender de un gran aparato conceptual. La suya es una voz desprejuiciada, que entiende las cosas desde más de un lugar a la vez y que argumenta minuciosamente a partir de esa confluencia. Leyéndola da la impresión de que nos enfrentamos al despliegue de una inteligencia pura, de una mirada que se deshace de lo superfluo para hurgar únicamente en lo esencial.

Dimensionando lo anterior, emerge además una conciencia moral que no teme ponerse a prueba discutiendo los temas más delicados o polémicos: el aborto y la adopción, la existencia de Dios. Acompañando esas disquisiciones hay muchas otras más incrustadas en el reino de lo cotidiano. Con delicadeza y humor, en ellas Natalia Ginzburg indaga en temas tan variados como su propia pereza o la búsqueda de una nueva casa, su ambigua relación con la ópera, su frustrada experiencia psicoanalítica o una visita al pueblo de su tan admirada poeta Emily Dickinson.

seguir leyendo: https://www.elpaisdigital.com.ar/contenido/natalia-ginzburg-o-el-amor-por-la-literatura/32130

CURIOSIDADES DE UNA DINASTÍA ESPACIAL

Pushinka

CURIOSIDADES DE UNA DINASTÍA ESPACIAL

Belka & Strelka

llegaron a estar un día en el espacio

Fue a bordo del Sputnik 5

Con ellas iban varios animales

1 conejo /42 ratones /2 ratas /variedad de plantas & hongos

/El primer viaje en el que todos sobrevivieron al regresar/

Fue el 19 de agosto de 1960

Poco después Strelka tuvo 6 cachorros con 1 perro de nombre Pushok

Pushok participó en varias pruebas espaciales

Pero jamás viajó

En homenaje al gran Aleksandr Pushkin

uno de aquellos 6 cachorros

fue bautizado Pushinka

Fue en 1961

Nikita Jruschov regaló Pushinka a Caroline Kennedy

hija del entonces presidente  John F. Kennedy /quien

decidió cruzar a Pushinka con su perro presidencial Charlie

& Así la prensa de chismes llegó a catalogar al romance canino

como el primer acto de deshielo de la Guerra fría

Fue en 1962

Charlie & Pushinka tuvieron cuatro cachorros

2 de ellos /Butterfly & Streaker/

fueron regalados a niños del Oeste de Estados Unidos

Los otros 2 /Tips & Blackie/

vivieron en la residencia Kennedy hasta que John Fitzgerald fue asesinado

Entonces fueron regalados a amigos de la familia

Es hoy que…

/Los hijos de los hijos de los hijos de Pushinka /siguen vivos

En el Museo Zvezda de Moscú se pueden ver las fotos

(están todos los descendientes)

La genealogía completa & actualizada

de estos perros del cosmos

*

De Perros del Cosmos, 2021

LA GUAJA

A mi abuela Ana Demarchi de Axat,

que declamaba este poema con pasión

La Guaja
Ven acá granuja
¿Dónde andas so guaja?
Hoy te mondo los huesos a palos,
no llores ni huyas por que no te escapas,
yo no sé lo que hacer ya contigo me tienes muy harta,
a ti ya no te valen palabras, a ti ya no te valen razones,
ni riñas, ni encierros, ni golpes, ni nada.
Te dije al marcharme:
levántate pronto y estira esos huesos
y dobla las mantas y enciende la lumbre
y arrima el puchero y enjuaga las ollas
y barra la casa.Y vengo y me encuentro grandísimo pillo,
la lumbre sin brazas,
la puchera sin caldo ni prigue,
la vivienda peor que una cuadra,
la burra sin pienso,
las pilas sin agua.¿Segaste la hierva?
¿Trajiste la paja?
¿Regaste los tiestos?
¿Cerniste la harina?
¿Clavaste la estaca?
¿Comió la cordera?
¿Bebió la lechona?
¿Cogiste los huevos?
¿Mudaste la cabra?¡Hum!
¿Y a ti qué te importa?
¿para qué quieres cansarte?
Si aquí está la burra que todo te lo haga.Te piensas granuja
que al estar tu madre hechita una negra
quemándose el alma,
mientras tu me malgastas el tiempo que da más que lástima,
hecho un ropa suelta…
hecho un rajamantas…
por esas callejas detrás de los perros,
por esos regatos tirando a las ranas,
o cogiendo nidos en las zarzamoras,
que así estás de lindo grandísimo guaja.¿Y ese siete tan guapo en la blusa?
¿Y esos pantalones tan llenos de manchas?
¡Hum!
¡Qué gorra más limpia!
¡qué medias tan majas!
¡qué pelos tan lindos!
qué cuello, qué puños, qué codos, ¡qué mangas!
Yo no sé lo que hacer ya contigo, me tienes muy harta.De sobra conoces que somos solitos…
que ya no tenemos quien nos lo ganaba…
que la vida de toditos los pobres es vida de lágrimas…
¡pero ni por esas!
a ti que te dejen roncando en la cama
y te pongan la mesa tres veces
y rueden los días y viva la holganza
¡súbete esos calzones so pillo!
¡átate esos zapatos so randa!
límpiate esos mocos, lávate esa cara
y vete ahora mismo donde no te vea
que me tienes, me tienes muy harta.Te aseguro chiquitín,
te aseguro que esto te se acaba.
Endende mañana ¡a la cola del burro!
Conmigo a la plaza, conmigo al molino,
conmigo a la haza,
a sudar fatigas, a mojarte el alma,
ya verás las penitas que cuesta…
ya verás con que ahogo se gana este pan que tan cómodamente a lo bobo,
¡a lo bobo te zampas!
y ahora ¡a la cama!, ¡a la cama!La aurora se acerca espléndida, diáfana,
lentamente despliegan las nubes su manto de escarcha,
la madre afanosa se tira del lecho
y sus toscos aperos prepara,
que ya espera más ruda que nunca la brega diaria,
cariñosa y tierna se acerca hasta el lecho donde el niño cándido,
tranquilo descansa,
un instante contempla amorosa su faz sonrosada
y después…
con cariño ferviente dando un beso en sus labios exclama:
¿Yo turbar este sueño tan dulce?
no fuera quien soy ni tubiera entrañas…
juega, brinca y destroza hijo mío…
¡tu madre lo gana!

El hombre dragón

Hace al menos 146.000 mil años

vivió en Asia el “hombre dragón”

una posible antigua especie (¿humana?)

hasta ahora desconocida

que compartía el mundo de los seres

mitológicos milenarios

En este planeta

que aun era un exoplaneta

de un sistema solar nuevo

apenas conocido por otras civilizaciones de las estrellas

un ser

no sapiens

no neandertal

un punto perdido

espiga de luz

ahora exótico

ahora hallado

abría la boca

para escupír el fuego de los Dioses

*

j.a

POEMA SOBRE LA SIGUIENTE NOTICIA: https://www.bbc.com/mundo/noticias-57618828

DETRAS DE LA QUIEBRA

En este artículo, Julián Axat, habla de la quiebra del frigorífico Swift en 1971, lugar donde trabajaba su padre al momento de desaparecer, y traza un parangón con la situación de la quiebra del caso Correo Argentino.

Por Julián Axat*

(para La Tecl@ Eñe)

Hace pocos días publiqué en el diario Página/12 una nota titulada “A propósito de las quiebras (revisitando el caso Swift-Deltec)”(https://www.pagina12.com.ar/353885-a-proposito-de-las-quiebras-revisitando-el-caso-swift-deltec). La misma giraba en torno a la proyección del caso “Swift-Deltec”, a 50 años del famoso fallo del juez Losada. Un capítulo escandaloso en la historia del capital foráneo y el vaciamiento de empresas, que muchos estudiamos en la facultad de derecho, y que sigue teniendo absoluta vigencia a la luz de casos resonantes, como el del “Correo Argentino”, cuya reciente declaración de quiebra (ahora suspendida por una apelación) mantiene en vilo la posible extensión de la quiebra al Grupo societario SOCMA.  

Seguir leyendo: https://lateclaenerevista.com/detras-de-la-quiebra-por-julian-axat/

LAS PREGUNTAS DE LA PANDEMIA

Voces de intelectuales sobre los efectos que generó a nivel mundial el avance del Covid-19

La editorial Grupo Editorial Sur (GES) acaba de publicar un libro que es en realidad el primer cuaderno que edita en papel la revista digital La Tecla EñeDesafíos de pandemia. Compendio de distintas escrituras que su director Conrado Yasenza seleccionó entre las que se publicaron –digitalmente– durante 2020. Los artículos versan sobre los distintos tópicos acerca de la pandemia de coronavirus que azota al planeta.

Recordemos que La Tecl@ Eñe es una revista digital creada en 2001. Su director/editor, Conrado Yasenza, es un periodista, docente y poeta que desde entonces convoca e invita a la reflexión, al debate y a incidir sobre aspectos de la realidad política y social local, con una mirada que trasciende hacia el plano global.

Por allí desfilan un elenco estable de intelectuales de diversas proveniencias: desde Dora Barrancos, Luis Bruschstein, pasando por Estela Grassi, Hernán Brienza, Angelina Uzin Olleros, Eduardo Rinesi, Ricardo Rouvier etc, etc; y sus cuatro jinetes cardinales: Ricardo Forster, Raúl Zaffaroni, Jorge Alemán y el recientemente fallecido Horacio González, quien en los últimos tiempos había elegido a La Tecla Eñe como uno de sus habituales tribunas de reflexión. Capítulo aparte merecería la consideración del texto seleccionado de Horacio González en el libro, uno de los más lúcidos de la publicación, titulado “La pandemia: memoria del presente”, y en el que, a propósito de su destino, se podría sospechar alguna cuestión vinculada a la clarividencia (la suya, por supuesto).

La generosidad de Yasenza para convocar/difundir escrituras de diverso pelaje es algo que queda a la vista no sólo por la edición de este libro sino en ese día a día, en el que las redes reproducen los ensayos que colecta incidiendo sobre la coyuntura nacional, incitando a la provocación y sirviendo como permanente caja de herramientas que permiten entender la realidad.

El libro, en todo caso, es el resultado de un recorte de aquellas notas bajo cierto orden conceptual o línea subterránea, que se desliza ante las mil complejidades que trajo aparejado el virus.

SEGUIR LEYENDO: https://www.elcohetealaluna.com/las-preguntas-de-la-pandemia/

EL RETORNO A LA ALDEA

En esta oportunidad, Julián Axat escribe sobre el hallazgo y rescate del libro “Lazo musical” de la poeta ensenadense Susana Dakuyaku.

Hace veinte años se editó un libro que pasó prácticamente desapercibido. Ese libro, titulado “Lazo musical” hoy llega a mis manos de una manera extraña.

Hace pocos días me avisan los amigos de la librería “Lenzi” que habían entrado algunos libros que pertenecían al escritor Leopoldo Brizuela (fallecido en 2019) y que me podrían llegar a interesar. Sabía que Leopoldo tenía una gran biblioteca, pero desconocía absolutamente el destino de sus libros.

Ahí estaba, entre varios ejemplares, la obra completa de Francisco López Merino, la biografía de Joaquín Víctor González, subrayadas por Leopoldo; seguramente en función de su obsesión y proyecto (inconcluso) de escribir sobre la primavera fúnebre platense.

Me llevé esos libros, pero entre ese material encontré “Lazo musical” de Susana Dakuyaku (Ensenada, 1963), con una página arrancada en la primer hoja, donde seguramente había una dedicatoria y que (por alguna razón) ahí ya no estaba (como quien al dar en venta esos libros, decidió también mutilarlos para borrar todo indicio de un mensaje). Hojeándolo encontré en la página 28, el titulo de un poema: “telar de agua”, llamativamente familiar, ya que el propio Leopoldo tituló “tejiendo agua” a su primer novela, publicada y premiada en 1986. El libro de Susana fue publicado en 2001 por la (ya inexistente) editorial NUSUD.

También encontré la siguiente dedicatoria: “a mi hermano muerto, y a mi primo desaparecido”.  En este último caso, se refiere a su primo Ricardo Luis Dakuyaku, militante del PCML, secuestrado el 6 de diciembre de 1977 a los 17 años; y que, al igual que mi padre Rodolfo Jorge Axat, fue visto por última vez en La Cacha, y forma parte de la lista de rugbiers desaparecidos (en su caso, del Club San Luis).

Seguir leyendo: https://www.elpaisdigital.com.ar/contenido/el-retorno-a-la-aldea/31978

LA VOZ DE H.I.J.O.S EN EL DERECHO ARGENTINO

Charla abierta: “La voz de los HIJOS en el Derecho Argentino: un camino para volver a pensar la abogacía pública”

El próximo miércoles 7 de Julio, a las 18 horas, podrá seguirse por el canal de la Escuela de Abogadas/os del Estado esta charla que busca recuperar un aporte clave para la fundamentación de una abogacía pública renovada y comprometida.

La recuperación de los HIJOS, HIJAS, NIETOS y NIETAS robada/os durante el Proceso ha marcado y sigue marcando una bisagra en la historia argentina. Esa bisagra tiene muchas manifestaciones culturales, éticas, políticas y jurídicas. El objetivo de esta conferencia es compartir con el cuerpo de abogados del Estado las reflexiones de HIJOS e HIJAS como un aporte clave para la fundamentación de una abogacía pública renovada y comprometida que tenga en la realización de los derechos humanos su principal cimiento.

PÁGINA WEB: https://www.argentina.gob.ar/noticias/charla-abierta-la-voz-de-los-hijos-en-el-derecho-argentino-un-camino-para-volver-pensar-la