El resto es publicidad. Por Julián Axat

Image
A.D tiene 13 años y está perdido en algún lugar desde hace una semana. Se fue por una ventana del Hospital de Niños donde estaba internado, luego de que la Secretaría de Niñez y el Ministerio de Salud de la Provincia fueran obligados por la justicia a sacarlo de una celda de aislamiento terapéutico, dopado y postrado como animal desnudo sobre un colchón de goma, sin calefacción, y con una frazada. Cuando hace varias semanas su mamá Romina me vino a ver a la defensoría, estaba desesperada. Ella intuía que algo andaba mal, que tanto la justicia de familia y los funcionarios de niñez no le decían la verdad, cuando pidió llorando que la ayudaran con la adicción de su hijo. Entonces vino la internación y la separación de su mamá en un lugar lejano, donde ella ya no lo podía visitar. Ante la demanda de Romina y a pedido mío, el defensor de Junín visita el lugar donde estaba internado A.D y me remite las fotos, con informe de situación. Romina entendió una vez más que la habían engañado (con anterioridad habian llevado a su hijo a un buzón de comisaría, o se esfumaron en la promesa de acompañamientos terapéuticos que nunca llegaron). De inmediato interpuse un amparo para sacar a A.D y mejorar la internación en un lugar adecuado. En la audiencia la Provincia reconoció su error, y trasladó a A.D al Hospital de Niños de La Plata hasta encontrar la mejor solución. Lo hizo en una cama del servicio de infectología, cuando se trataba de un caso de adicción. Como la solución definitiva nunca llegó, A.D se cansó de esperar. La justicia intimó para que llegue la respuesta, y nada. Una semana después, A.D se escapó por la ventana. Romina sigue desesperada. Vuelvo al principio: A.D tiene 13 años y está perdido en algún lugar… William Shakespeare en Hamlet cierra la obra diciendo: “¿Y el resto?, el resto es silencio”. En la Provincia de Buenos Aires, el resto “es publicidad.
Defensor Oficial de jovenes de La Plata

Ponencia-Policía e inteligencia sobre jóvenes considerados peligrosos. Por Julián Axat

Infancia e Inteligecia Policial: El presente trabajo plantea la necesidad de reflexionar sobre dispositivos policiales extrapenales para el control y la selectividad de la infancia marginal etiquetada como peligrosa. La existencia de un paradigma de gestión actuarial viene siendo importado por las policías modernas, las que monitorean y cruzan la información criminal, realizando evaluaciones/gestión/neutralización, de gurpos juveniles y pandillas considerados (a priori) riesgosos en territorio. Se plantea el dilema en casos de aplicación de estos paradigmas, desde que los sistemas tecnológicos clasifican información “sensible” de manera inteligente, colisionando con derechos personalisimos reconocidos en instrumentos constitucionales; a la vez que sesgan el imaginario policial hacia un espiral criminalizante. El trabajo plantea la necesidad de mantener a rajatablas la prevención del delito juvenil desde los sistemas de promoción y protección de derechos, generando mecanismos de control de estas tecnologías paralelas, para evitar eventuales abusos, y solo reservarlos para el desbaratamiento del crimen organizado.

Ver Ponencia:

http://blog.comisionporlamemoria.org/bl/wp-content/uploads/2012/06/inteligencia-juvenil3.pdf

Asuntos Internos Bonaerense, ¿Un cambio de jurisprudencia auspicioso?

Durante el año 2010 se denuciaron 120 casos por torturas y malos tratos aplicados a menores de 18 años en toda la Provincia de Buenos Aires. Así surge del Banco de Torturas que lleva la Defensoría de Casación de la Provincia y que se informaron al Comité Internacional Contra la Tortura de la ONU. En ninguno de esos 120 casos se investigó, se juzgó, o se aplicó sanción penal a personal policial. Tampoco la Dirección de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad Bonaerense dio impulso sumarial para castigar -administrativamente- al personal policial presuntamente implicado. En lo que va de 2011, sólo en la ciudad de La Plata, se denunciaron once casos de torturas: IPP 9730; 9.731;15553; 22.508; 22.091; 22.818; 28.128; 28.714; 3.260; 43.654; 43.608. Tales causas carecen de movimiento procesal, y -nuevamente- la Dirección de Asuntos Internos no realizó ninguna actividad. Es más, tal Dirección ha expresado formalmente por nota a quien esto escribe que desconoce la existencia de tales causas. Aún cuando se pretenda, con toda razón, responsabilizar al poder judicial provincial por encubrir la tortura, el Ministerio de Seguridad bonaerense no posee un sistema de alerta temprana en casos de torturas como el que sí cuenta hoy el Ministerio de Seguridad de la Nación. Si la justicia no avanza con la investigación, aún así la gestión actual nacional congela de inmediato aquellos legajos sospechados por abusos policiales. En la Provincia de Buenos Aires las cosas suceden a la inversa; por dar un solo ejemplo: con fecha 30/11/2011 se dio inicio en la justicia a la IPP 43608-11 con motivo de la denuncia de un joven de 16 años que fuera sometido a sesiones de submarino seco en la Comisaría de Villa Elisa. Lejos de darse inicio a un sumario al personal policial sospechado o al menos congelar anticipadamente sus legajos, con fecha 4/12/2011, el Ministerio de Seguridad de la Provincia jerarquizó al titular de dicha dependencia al rango de subdirector del Deporte (cargo extracalafonario si los hay). Ahora bien, hace poco menes de una semana, y con motivo de un abuso policial cometido dentro de la Legislatura Bonaerense en la asunción del nuevo gabinete, el mismo Ministro de seguridad dio inicio a un sumario interno (ISA 1050-5895/1211) para dar con los responsables, exactamente dos dias antes de que se inicie en la justicia la respectiva causa penal (IPP 45282-11). La velocidad con la que se dió impulso al sumario para averiguar quiénes reprimieron a los jóvenes camporistas, rompe con todos los criterios con los que, hasta ahora, la cartera de seguridad investigaba los abusos de la propia fuerza. Esperemos estar ante un cambio de jurisprudencia auspicioso para el año 2012.

Julián Axat.

Defensor Penal Juvenil de La Plata

Apuntes para una intervención en salud mental juvenil sin amenaza

Por Julián Axat 

En primer lugar, me interesa pensar este tipo de espacios de encuentro y dialogo entre los diferentes campos del saber para generar discusiones enriquecederas-interdisciplinares, que expongan tensiones y avances, desde todas las aristas o texturas. Un ejercicio de sinceramiento implica reconocer que todo saber implica una forma de poder, incluso desde quien habla; sin embargo ese poder puede ser reducido desde una ida y vuelta desde una palabra que reduzca los niveles de “retórica”, y maximice el compromiso corporal, la generosidad, escucha, la sensación de alegría y el buen afecto que potencia y/o multiplique: la amistad.

Seguir leyendo.

Proteger con dolor

Las formas no penales del castigo para la niñez y adolescencia en la provincia de Buenos Aires

Por Julián Axat a Emilio García Méndez.

1. Introducción.
De las formas penales a las no penales del castigo de niños y adolescentes. Puede afirmarse que, a contrapelo del principio de privación de libertad como medida de última ratio establecida en el Art. 37b de la Convención e los Derechos del Niño, a partir de la puesta en marcha de la ley 13.634 (julio 2008), la cantidad de adolescentes privados de libertad en la Provincia de Buenos Aires se ha incrementado considerablemente en relación a años anteriores. Y ello es consecuencia directa de una aplicación bastarda del régimen de responsabilidad penal juvenil (desde dentro y fuera del sistema de administración de justicia), con intensa actividad basada en cinco supuestos…

Leer texto completo

Ese eterno objeto de protección

Acerca de la baja de edad de imputabilidad –de hecho– en la provincia de Buenos Aires.

1. Introducción- las formas aceptadas del artículo 64 de la ley 13634. Desde julio de 2008 en el ámbito la Provincia de Buenos Aires ha entrado en funcionamiento el régimen procesal penal para niños, niñas y adolescentes, a través de la ley 13634 que vino a derogar el régimen tutelar del Decreto-Ley 10.067/83, por el cual la jurisdicción podía –normalmente– “disponer” e “institucionalizar” a personas que aún no habían cumplido los (16) dieciséis años de edad conforme el Art. 1 del Decreto Ley 22.278/81.
No obstante ello, la ley 13.634 en su artículo 64, ha conservado la figura de la “disposición tutelar” a través del concepto de “medida de seguridad” para aquellos casos que la jurisdicción considere sea necesario seguir aplicándola sobre niños –no punibles– pero en situación irregular.

Seguir leyendo.

La Prisión Preventiva y el confinamiento de niños pobres en institutos de menores “en crisis”

Sobre la necesidad de buscar alternativas desde el Poder Judicial. La utilización  del encierro de niños punibles como medida facilista/efectista, o bien, como medida responsable y de última ratio.

Por Julián Axat.

Sabido es que los Institutos de Menores de la Provincia de Buenos Aires, padecen en la actualidad de serios déficits estructurales: ya sea edilicios, hacinamiento, alimentarios, de recursos humanos y técnicos capacitados, de programas y talleres educativos adecuados, de espacios recreativos y creativos, para la real inclusión e inserción de los niños en la sociedad y  el cese de todo aspecto negativo que hace a su formación como persona en desarrollo.

Leer artículo completo.

Terrorismo o derechos humanos

Algunas consideraciones sobre modelos de implantación legal de terrorismo en Argentina.Por Julián AxatEste trabajo se enmarca en la reflexión jurídica sobre el modelo imposición de leyes antiterroristas. Se analizará el estado de dicha cuestión en la actualidad internacional y en un país como la Argentina.

Se analizarán los llamados Proyectos de ley Antiterroristas que han circulado y circulan actualmente en el Congreso de la Nación Argentina. Se realizará un breve cotejo legal-interpretativo con las denominadas leyes contra la Subversión, utilizadas como instrumento normativo durante la década del 60 y 70, para combatir y eliminar a la disidencia política.

Leer artículo completo.

Una voz no tan menor

Apuntes sobre sobre jóvenes infractores, performances y estrategias defensivas
Por Julián Axat
La presente ponencia intenta describir el campo de la justicia penal juvenil en Argentina, como lugar de disputa de voces, vinculados a capitales degradados, estigmatizados, y en constante recomposición, dentro del pasaje de una justicia tutelar-inquisitiva, a otra acusatoria. Bajo estos esquemas transicionales, se describen posibles estrategias de la defensa de menores sospechados de cometer delitos, vinculadas a su pertenencia social, y a las formas que tienen de asumir una identidad, expresarse y ser oídos por las autoridades que los juzgan. Se intenta demostrar de qué manera la defensa pública, más allá de las argumentaciones jurídicas que pueda utilizar en función del derecho penal de acto, se enfrenta a un hábitus de clase judicial, con prejuicios para tolerar el negocio de la sospecha que ha llevado a un menor ante los estrados. La eficacia estratégica de la defensa parece depender del nivel de conciencia y creatividad que tenga sobre estas dificultades.

Palabras claves: Adolescentes. Litigio estratégico. Defensa pública de menores. Verdad judicial. Sospecha.

Ver artículo completo en:
1ra. parte
2da. parte

Seguridad, “Soluciones Ya!”

Un análisis del lanzamiento “Unidades de Prevención Juvenil” en la Provincia de Buenos Aires.
Por Julián Axat

“En nuestros días la publicidad de los detergentes agita esencialmente la idea de profundidad: la suciedad ya no se arranca de la superficie, sino que se la expulsa de los lugares más secretos. También la publicidad de los productos de belleza está fundada en una representación épica de lo íntimo. Los breves prospectos destinados a introducir publicitariamente el producto lo proscriben para limpiar en profundidad… en resumen para infiltrarse, cueste lo que cueste”
Roland Barthes. Mitologías.

Introducción.
 Uno de los debates centrales de la Argentina actual se formula en torno a la cuestión de la llamada (in)seguridad y al vínculo entre políticas públicas de corto o largo alcance, o bien en términos de calidad, seriedad, niveles de racionalidad y coordinación. Son muchos los gobiernos que se caracterizan por la ausencia de estrategias de planificación de una política criminal dirigida a causas y efectos estructurales y las sustituyen por decisiones aisladas y de coyuntura, dirigidas a impactar y hacer creer que se está haciendo algo, cuando en realidad lo que se está haciendo es dejar las cosas en su lugar delegando esa política en los tradicionales poderes policiales. Por otra parte, la relación entre (in)seguridad subjetiva y objetiva es cada vez más fuerte; retroalimentada por la reproducción mediática que construye y alimenta constantemente la sensibilidad/temor del ciudadano…

Seguir leyendo.