DERECHO PENAL Y POESÍA. Cinco puntos sobre F. V. Spee, el Poeta que inventó la Criminología Militante. Por Julián Axat

Image 

1. Friedrich von Spee” nació en Kaiserswerth el 25 de febrero de 1591. Al terminar su educación inicial en Colonia, ingresó a la Compañía de Jesús, en 1610 y después de prolongados estudios y actividades docentes en Tréveris, Fulda, Wurzburgo, Espira, Worms y Maguncia, fue ordenado sacerdote en 1622. Se convirtió en profesor de la Universidad de Paderborn en 1624; desde 1626 enseñó en Espira, Wesel, Tréveris y Colonia, y fue predicador en Paderborn, Colonia y Hildesheim.

Hubo un intento para asesinar a Spee en Peine en 1629. Pero continuó su actividad como profesor y sacerdote en Paderborn y después en Colonia, y en 1633 fue trasladado a Tréveris. Durante el asalto a Tréveris por parte de fuerzas imperiales en marzo de 1635, se distinguió en el cuidado de los heridos y murió poco después como resultado de una infección contraída en un hospital.

2. Tal como cuenta el profesor R. E. Zaffaroni, la Criminología militante se inicia con un poeta. Ese poeta fue el jesuita Friedrich Spee Von Langenfeld (1591-1635),  quien publicó un libro en contra de los doctrinarios que legitimaban la combustión de mujeres por brujería. Por elemental prudencia, lo hizo anónimante y sin la licencia de los superiores de su orden, todo lo cual constituía una falta gravísima.

Dice Zaffaroni: “… Al joven Spee le habían encargado la confesión de todas las brujas de su comarca antes de ser quemadas. El pobre se traumó tanto que su cabello se fue llenando de canas. En esta experiencia se basó para redactar Cautio criminalis (Cautela o Prudencia criminal), que además aludía a Constitutio criminalis, texto legal de inusitada crueldad que rigió en el derecho penal común alemán desde 1532 (en tiempos de Carlos V) hasta fines del siglo XVIII… Spee no se enredó en discusiones sobre el poder de Satán ni de las brujas: no discutió su existencia pero sí afirmó que nunca conoció a una. En otras palabras, evitó caer en la trampa usual del poder punitivo, que desvía la cuestión hacia la gravedad del mal y la necesidad de combatirlo: si el poder punitivo no sirve para lo que pretende, no se trata de discutir acerca de la maldad, sino de mostrar que en definitiva no la combate… Nuestro canoso poeta destacaba algo que hasta hoy es moneda corriente en el lenguaje jurídico: los eufemismos. Cuando en las actas se hacía constar que las mujeres confesaban “voluntariamente”, era porque lo habían hecho una vez suspendidas y descoyuntadas. Sólo se consideraba confesión bajo tormento cuando se les aplicaba los hierros… La Cautio criminalis fijó la estructura del discurso crítico del poder inquisitorial y del poder punitivo en general, que desde 1631 destaca: 1) el incumplimiento de los fines manifiestos, 2) la función de los medios de comunicación, 3) la de los teóricos convencionales legitimantes, 4) su conveniencia para el poder político y económico, 5) la autonomización policial, 6) la corrupción o recaudación autónoma…” (Cuarto fascículo de La cuestión criminal, diario Página 12)

3. La actividad literaria de Spee pertenece a los últimos años de su vida, cuyos detalles son poco conocidos. Dos de sus trabajos fueron publicados hasta después de su muerte: Goldenes Tugendbuch (Libro Dorado de las virtudes), un libro devoto altamente apreciado por Leibniz, y el Trutznachtigall); y una colección de cincuenta a sesenta canciones sagradas que recogen el folklore germano de la época (s. XVI-XVII).

Los versos de Spee no son fáciles de hallar. Internet arroja poco y nada, las referencias eruditas llevan a las Bibliotecas Alemanas, y a referencias sobre romanticismo y canciones populares. Solo pude rescatar la versión de este poema “En la silenciosa noche” (“In stiller Nacht”), que es en realidad una versión  adaptada por el músico y compositor Johannes Brahms, y que data de 1864 (WoO 34 Deutsche Volkslieder für gemischten Chor).

En la silenciosa noche

En la silenciosa noche, con el alba,

 una gran pena comenzó a sonar,

 la brisa de la noche, suave y dulcemente,

 trajo su voz hasta aquí.

 

En amargo pesar y dolor

 mi corazón se deshizo,

 y con mis lágrimas

 todas las flores pude regar.

 

La hermosa luna se pondrá,

 pues por el dolor no quiere alumbrar,

 y las estrellas cesarán de brillar,

 para llorar conmigo.

 

Ni trinos de pájaros ni alegres sonidos

 se oyen en el aire,

 entre rocas y desfiladeros

 hasta las bestias salvajes gimen su pesar.

(In stiller Nacht, zur ersten Wacht,

 ein Stimm’ begunnt zu klagen,

 der nächt’ge Wind hat süß und lind

 zu mir den Klang getragen.

Von herbem Leid und Traurigkeit

 ist mir das Herz zerflossen,

 die Blümelein, mit Tränen rein

 hab’ ich sie all’ begossen.

 

Der schöne Mond will untergahn,

 für Leid nicht mehr mag scheinen,

 die Sternelan ihr Glitzen stahn,

 mit mir sie wollen weinen.

 

Kein Vogelsang noch Freudenklang

 man höret in den Lüften,

 die wilden Tier’ traur’n auch mit mir

 in Steinen und in Klüften)

4. El poema “En la silenciosa noche” habla del tormento del mundo humano que es, a la vez, un tormento en la naturaleza. Gime la bestia humana, entonces gime la bestia salvaje. No puedo más que relacional estos versos con una de las citas más conocidas de Spee:  “Frecuentemente he pensado que la única razón por la que no todos somos declarados brujos es debido al hecho de que no todos hemos sido torturados.” (tomado de Holly, en “The Book of Spells” escrito por “Nicola de Pulford”).

La confesión y el martirio de la carne por medio del suplicio, arrancan una verdad sobre la cual se construye el mundo, y sobre la cual todos los hombres están envueltos. La belleza se lastima, se pierde. Nace la pena. El dolor del universo en todos los hombres, la maldad.

“En la silenciosa noche” manojo de versos de Spee, bastan, sin necesidad de apelar a voluminosos tratados del derecho penal.

5. Spee murió en Tréveris, 7 de agosto de 1635.


 

Un recambio generacional dentro de la justicia. Por Julián Axat* y Esteban Rodríguez**

Comencemos con Friedrich Dürrenmantt. El cuento se llama “La avería” y La historia es sencilla: Un viajante llamado Alfredo Traps sufre una avería en su coche y se ve obligado por este motivo a pernoctar en una de las casas del pueblo. Allí es invitado a participar en un extraño juego: el del tribunal de justicia. En efecto, un juez, un fiscal y un abogado, todos ellos ya jubilados, le preguntan si le gustaría prestarse a ser el acusado. El viajante Traps, “atrapado” en su curiosidad, accede. Los otros le interrogan acerca de su vida a fin de encontrar puntos en los que poder basar la acusación. Hace poco su jefe ha muerto de una dolencia crónica en el corazón, y Traps confiesa que tiempo antes se había acostado con la esposa del muerto. Los otros insisten en establecer una conexión causal entre el comportamiento moral de Traps y la causa de la muerte de su jefe. El tribunal estima relevante desde el punto de vista penal, su proceder inmoral ya que con dicha conducta el viajante ha causado la muerte de su superior. Los constituyentes de ese tribunal son conscientes de que ningún tribunal normal aceptaría tal conexión, pero ellos no son un tribunal normal. Por ello, en virtud de la sentencia del juez, Traps es sentenciado a muerte.

Lo interesante del cuento de Dürremantt, es la vieja casta jubilada que no puede parar de reproducir el teatro judicial aun jubilada. Siguen repitiendo como autómatas sus manías, pues sus cuerpos y mentes no saben hacer otra cosa. El síntoma es repetir la trama para la que fueron entrenados por la estructura.

El automatismo de las burocracias judiciales fue descripto con maestría por Franz Kafka en “El Proceso”. Después de tanto expediente dando vueltas y tantas vueltas por laberintos que no se comprenden, aparece un juez. Se trata de un viejo que apenas puede moverse y balbucear algo que no se escucha y tampoco se entiende. No habla sino que es hablado, no se mueve sino que es movido, es una suerte de títere de una agencia que no controla y en la que fue entrenado. El “aplazamiento indefinido” sólo es posible a través de una “maquinaria” compuesta por agentes que son causa y efecto; una consecuencia de las relaciones de poder pero a la vez elementos activos del dispositivo que los contiene y sobredetermina. Desde el momento que los agentes son posicionados y entrenados por la agencia, tienden a reproducir, muy a pesar suyo, las funciones enmarcadas según los ritos de rigor.

En un viejo estudio sobre Campo judicial, el sociólogo Pierre Bourdieu (La fuerza del derecho, Elementos para una sociología del campo jurídico, Ed. Palimpsesto, Bilbao, 2000) analiza las posiciones de los agentes judiciales las que no  se mueven como si estuvieran en un tablero de ajedrez, cual fichas (racionales); en todo caso son practicas y rutinas estructuradas (habitus al decir del francés) las que dificultan los movimientos autónomos con el margen de maniobra de un jugador inteligente, del estilo del modelo de “elección racional”.  Por eso, las prácticas judiciales no son hechos aislados que se explican en el libre albedrío, sino un efecto específico del funcionamiento de la agencia que mantiene articulaciones específicas con los otros elementos que componen el dispositivo judicial.

El márgen de maniobra de los agentes es posible claro, pero escaso. Allí aparecen “los díscolos” que utilizan estrategias de toda clase para no quedar pegados o “ser reflejos”. Pero más que jugadores inteligentes de un juego, son más bien quienes a la larga dinamizan el espacio permitiendo ciertos cambios (nunca abruptos). Por eso los “díscolos” si no se inmolan son los que se las tienen que ver cotidianamente con Siberia, la carpeta médica o la amenaza de juicio político. Ello hasta que lleguen nuevos tiempos y puedan aco`plarse a una coyuntura que los defienda. 

El “malestar en la justicia”, como bien señaló un destacado Juez Federal, es un disparador para construir espacios alternativos y encuentros que superen a “los díscolos” frente al “aplazamiento indefinido” del que habla Kafka, o al habitus que refiere Bourdieu. Sería como un salto cualitativo hacia otro plano.  “Justicia Legítima” muestra que un fantasma recorre los pasillos de las burocracias judiciales y eso augura aires nuevos para la estructura. Lo interesante es que ese espacio hasta ahora está compuesto, fundamentalmente,  por jóvenes magistrados y funcionarios judiciales. El aire de trasbasamiento generacional dentro del esquema judicial se aprecia en el tono de muchos pronunciamientos que hasta ahora se produjeron.

Claro que no se trata de iniciar una (falsa) disputa entre “viejos” y “nuevos” ni pasar por alto honrosas excepciones de antiguos funcionarios. Pero como en el cuento ” La Avería “, hay generaciones de magistrados que vienen de procesos dictatoriales, o aun en democracia de entrenamiento bajo culturas judiciales muy autoritarias (pensemos en los poderes judiciales provinciales); esos funcionarios repiten el síntoma de los jubilados del cuento. En la reproducción de añejos esquemas verticalistas suelen ser los cuadros “viejos” los que siguen amoldando a cuadros “nuevos” al automatismo de los viejos habitus, pues así fueron entrenados ellos y así (en esa tensión) “debe” perpetuarse (para ellos) las tramas que construyen la idiosincrasia del campo judicial (como cossa nostra).

Apostar a un recambio generacional dentro de la justicia es inyectar nuevos aires estructurales. Depende de mecanismos de selección y captación que eviten este “encuentro” entre viejos-nuevos contaminando con viejas prácticas. Que en todo caso permita la mayor proyección de los “nuevos” y apertura creativa-horizontal-política de los que van a ingresar de afuera o los recién llegados. Pero también dependerá de los nuevos valores con los que los Consejos de la Magistratura se midan a la hora de elegir a los jueces (los perfiles de esos futuros jueces pueden ser discutidos en parámetros concretos que nada tienen que ver con los usados hasta ahora: no indolencia, compromiso fuerte y probado con los derechos humanos, etc.). Pero eso también depende los recambios generacionales dentro de los Consejos de la Magistratura, y los parámetros para elegirlos, etc.

El viejo régimen de una cultura judicial no se va a desandar de un día para el otro, y la salida no puede ser corporativa para reproducir conceptos vacíos intocando prácticas e imaginarios subyacentes. Una contracultura judicial se puede fabricar y no apelar a demagogias. Depende de tomar en cuenta liderazgos y experiencias ya dadas en disputa proyectándolas en términos “culturales”. Por eso también el debate depende de involucrar -tarde o temprano- a un afuera, a toda la sociedad, a las organizaciones civiles, universidades, colegiaturas, etc.

* Defensor Penal Juvenil

** Docente de Posgrado de la UNLP y la UNQ

 

 

Un derecho sin poesía está condenado a morir. Por Julián Axat y Guido Croxatto

ImageImage

Jura Soyfer                                        Luis Natalio Elenzvaig

 

(Acerca de la refundación del nervio poético en la palabra jurídica)

Jura Soyfer fue un poeta y periodista austríaco que murió a los 27 años de edad en un campo de exterminio alemán. Soyfer estudió en Viena, donde su familia acomodada llegó escapando del bolchevismo. Pero enseguida rompió con los suyos y se hizo bolchevique. Escribía contra la inconsistencia, contra el silencio. Contra la desigualdad. Fue trasladado, estuvo en varios campos. Desde adentro escribió contra Hitler. Murió joven. Su destino era estar muerto, pero nunca ser Musulmán (el Musulmán, al decir de Primo Levi, es que termina degradado hasta convertirse en un vegetal, y su destino rápido es ser gaseado). Su voz era demasiado alta para degradarse. Demasiado certera para que Buchenwald no lo advirtiera. Jura Soyfer entró en una Cámara de Gas en 1939; lo hizo demasiado lúcido, con toda su humanidad a cuestas.

Luis Natalio Elenzvaig, era abogado, pero su gran pasión era la poesía. Luis nació el 3 de julio de 1938 en la Ciudad de Buenos Aires. Sus padres eran polacos. Su militancia se inicia en el Movimiento Universitario Reformista, luego en la Federación Juvenil Comunista; más tarde en el Partido Comunista Revolucionario (PCR), allí realizó tareas comunitarias y sociales en diferentes villas. Su militancia profesional culmina a fines de los 60 en la “Asociación Gremial de Abogados”. Los versos que escribía Luis eran tan potentes que capturaron enseguida a Eduardo Luis Duhalde, quien lo quiso editar en su editorial Sudestada; pero Luis rechazó la propuesta arguyendo que prefería armar una edición de autor. Ese libro cobró forma en 1972, bajo el título: “Cuando seas grande” (de reciente reedición: Los Detectives Salvajes, 2011).  Un amigo describió a Luis como un combatiente de la libertad, un francotirador con su poesía, con el que iba a agujerear al régimen dictatorial. Luis fue secuestrado el 19 de Mayo de 1977, en la Ciudad de Buenos Aires. Se presume que Luis fue llevado a la ESMA.

Volvemos a Soyfer: “… Aguas arriba /en la boca de los fusiles / vida de día y de noche  / vamos a seguir viviendo aquí…  / has pensado alguna vez en alguien más que en nosotros / día y semanas / algunos años más / muchos serán destruidos / perdido su rostro…”  No perder el rostro es no desfigurarse a pesar de Auschwitz. No llegar a Musulmán. No degradarse. Mantener viva la humanidad para poder contar a las futuras generaciones de que está hecho el Mal. Soyfer lo dice con sus 47 quilos enfrentando a la maquinaria nazi. Lo dice desnudo, con un pedazo papel encontrado en algún lugar del campo en el que garabatea poemas. Conservar la dignidad. No ceder. No venderse. No mentir. No corromperse. No entregar. No denigrarse. La misión de la literatura es que eso que Soyfer vive no se repite. La misión de la palabra. De la literatura. Del Derecho.               

Luis Elenzvaig está obsesionado en lograr una suerte de alquimia entre la voz de su preferido Raúl González Tuñón y la doctrina del derecho laboral. Luis piensa el como poeta “de los andamios”, pero le toca ser abogado de obreros: “… Este largo camino que tenemos lo andaremos / con un ala entre los panes / con un pie entre las estrellas / con tus cantos y los míos / y los cantos que todos aprendimos / con tus piedras y las mías y las piedras que todos recogimos / con tus odios y los míos / y los odios que todos contuvimos / romperemos /los cristales del rocío / los cristales, digo bien / o los aceros / al profanador del sustantivo / al mercader del santo /y del cuatrero / y donde el credo despunte / ya sereno / crecerán las manos de un obrero /crecerán las ecuaciones en el alma / crecerán las turbinas del cerebro / crecerán los ojos sobre el cielo /… indomable sinfonía / orquesta de silencios / crecerá / sobre este largo camino / que tenemos…”. Intentando el rescate de la poesía de Elenzvaig, encontramos su palabra jurídica perdida. El libro “Cuando seas grande”, es una carta a los Hijos del pueblo. A los hijos que no tuvo. A nosotros que nacíamos y a la profesión que tarde o temprano optaríamos.

Entre Buchenwald  y La ESMA, Jura Soyfer y Luis N. Elenzvaig se toman de la mano. Esa mano es invisible y posee un mensaje, el de una “comunidad  inconfesable”. La comunidad de los que no tienen comunidad y portan como antorcha la palabra justa contra la muerte. El alegato de una palabra que chispea. Sin palabra justa dirigida contra el nudo del poder no hay libertad posible, aun en democracia. Si no hay palabra en riesgo para el que la dice, hay des-compromiso, vacuidad y obediencia. Hay comodidad de una corporación, conservación del estado de cosas (incluyendo a la palabra como cosa-ente). Entonces el riesgo es el burócrata de la voz que reproduce clichés, según el editor o cliente que lo contrate.

Un poema sin ojos corre el riesgo de que lo atropelle un auto. La palabra jurídica mercenaria es una larga autopista de accidentes constantes. Paradójica cuestión, pues en tiempos que la poesía no le interesa a nadie, en tiempos que la poesía es un casillero menor en las librerías o los ciegos poetas de la antipolítica son atropellados por cantarle a lo baladí; los abogados se sacan la venda del burócrata para despertar el nervio de la legalidad y convertirla en legitimidad. La legitimidad nace de los poetas, no de los juristas. Como la verdad nace de la literatura, aun cuando la única verdad sea la realidad. Y son los poetas los que provocan esa realidad y se atreven a jugar con las reglas, a desafiar a los viejos doctrinarios, a acompañar a los débiles y no engañarlos. ¿Cómo soñar un mundo más justo, sin abogados idealistas, sin abogados poetas?

Los burócratas del derecho solo quieren ganar dinero y beneficiarse multiplicando los pleitos, el dolor del otro. No importa la palabra siempre y cuando ella sea un medio para la fría demanda o la racional apelación. La palabra jurídica un medio (no un fin) para el derecho puro, positivo, aséptico. Los burócratas del derecho olvidan la lección de los poetas, y los poetas siguen muertos o desaparecidos por ello. De allí que el riesgo del burócrata del derecho sea volverse frío “Asesino de escritorio”, como cientos de Eichmans, como todos esos que poblaban las huestes tecnicantes del estado durante la dictadura, o aquellos en las oficinas des-reguladoras de los noventa.

“El poeta no juzga como el juez,  sino como el sol alumbrando a una criatura indefensa…”, decía Walt Whitman. La cita está tomada de un libro clásico de Marta Nussbaum, cuyo título es “Justicia Poética”. Los poetas juzgan, y los abogados poetas alumbran criaturas indefensas, no bichos poderosos. Los abogados de este país deben volver a recuperar ese  lugar al que se dirigían Soyfer y Elenzvaig. Solo de esta manera se va a profundizar la democratización de la palabra con la que se hace “Justicia Legítima”. El resto, es más de lo mismo.


Julián Axat, Defensor Público juvenil

 

Guido Croxatto. Asesor de la Secretaría de DDHH de la Nación

Un film sobre la justicia penal. Para la democratización de la justicia

Hace unos años, mi amigo Pádua Fernandes Guarani Kaiowá, me regaló el film durante una estadía en San Pablo. Abajo copio el link con el film, realizado por la cineasta María Augusta Ramos. Se trata de la radiografía en imagen de la selectiv…idad penal en Brasil; un interesante documental etnográfico, y que sin decirlo, sugiere la democratización de la justicia penal. Fundamental para pensar los tiempos venideros. No está traducido, pero a buen volumen se entiende.

http://www.youtube.com/watch?v=r8vaMUOHQNY

 

El idioma de los argentinos. Por Guido Croxatto

 

lo mismo digo jajajajaa /  huuu que al dope que estás Cristina, veni a laburar!! //ALIENS / estaba recordando sus viejos tiempos cuando era una montonera con él ! / fraan montonero es mala palabra? / Montonera asesina quedate ahi y no salgas mas,chorra asesinaaaa / Tras los pasos de mi Fran / Que pena que no la dejaron bajo tierra!! /esa vieja ya no sabe que hacer / dejenla adentro y suelden la tapa!!!!!!!!!! // ajajaj Cuando la tengan que Esconder, deberian ir tambiien varios los de los del indec tambiien / dejenla en el pozo y tiren la llave…!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!/ q estupida,. / cuidado con el rolexxxxx!!!!!!! / como no se quedó atrapada en un tunel / parece un tereso atascado en el inodoro jajaja. En serio creen que comerciando con estos paises vamos a salir? de donde vamos a salir? y la deuda interna? basta de fanaticos pelotudos / Hasta cuando le soportaremos a esta Kretina /  xq no se quedara ahi abajo!!! / ajajja esta bueno con sombrero???? y en un tunel?????????y de esas medidaaaaaasssss??? / Quizas,le recuerda cuando los montoneros lo hacian en Tucuman,…se debe acordadr bien supongo… /  ponele la tapa que no salga nunca massss / porque , no la dejan , en esos túneles para siempre, seria bueno /  Lastima q no la ejecutaron /  re sarpada en pelotudaaaaa !!! jajajaj igual al menos sta vez me saco una risotada !!!! / seria ideal que se quede ahi y no salga nunca mas / esta tipa no tiene verguenza! / dejenla hay abajo / tapenla bien y pongan un tacho de 200 litros lleno de tierra arriba de la tapa. / ojala que no pueda salir nunca mas de ahi!! / Por Dios…!!!! ayuden a ese hombre a tapar ese pozo….!!!!!! / no lo habrán mas !!! por favor!!!!!!! / aprovechen ahora y tirenle las palas de tierra /  da pena leer los comentarios de los que descalifican a nuestra presidenta. son pobres…no se les cae una idea ni que los cuelgues de los pies. Haber una ideita por favor, un aporte…sólo uno, no pedimos más /  tápela rápido para que no salga , tapen a esa bruja / Asegurar y poner una fuerte tapa.- que solución.- /  jajajaja no le habran mas jajajaja / enterrarla a esa asi no sale mas / me hace acordar a la pelicula “la llamadA”/ señores los q no esten a favor del gobierno de la República Argentina pueden presentar un candidato con un plan de gobierno y esperar las próximas elecciones, sino mientras tanto el pueblo ha hablado y esta es nuestra presidenta, eso se llama democracia / golpeala golpeala!!! / tápala y que no salga mas esta hdp !!! / Te enterramos como el pinguino/  xq no le metieron una granada ahi adentro / qedate ay flor de hija de mil puta …. ojala te rreencuentres con tu difunto marido … sorete y juegen al veo veo con el otro h de rre mil p….de chaves otro de la misma calaña .q en cualquier momento toca el arpa con el tuerto…y no estoy caliente me da bronca autoritarismo anda a mandar a la rr puta q te pario montonera….y el q no este de acuerdo .. q me la chupe… / porque no se murio en un axidente con todos los que viajaron con ella / que lastima que no se quedó ahí la yegua!!!! /  Cómo no se quedó ahí, resistiendo??? /  que se quede ahi por largo tiempo/ ridícula!!! / que la entierren !!!

“Ahora, si sos de clase media y vas a Mar del Plata, vas a garpar las reposeras y la carpa sin ningún subsidio y te van a romper el orto como Dios manda. ¿Será esto el famoso progresismo K o simplemente lo hacen de genios que son, nomás? / “el kirchnerismo es de una chicana intelectual por haber leído mucho, lo cual no significa que sea verdadero. Fernández cita a los clásicos. ¡Me chupa un huevo! Yo creo tener razón en ciertas cosas y para mí podés anularme en una discusión citándome a los clásicos, que yo si te digo que no tenés razón, todos los años de estudio te los metés en el culo.”  (Brieva, en La Nación) “Vieja Chota Hija de Puta”, la expresión de género de un candidato a gobernador de Santa Fe, que sigue apostando “al diálogo”, a la tolerancia. Esto es lo que presentan muchos como una política “distinta”. “Nueva”. “Superadora”.

 

Sobre el embarazo de la novia de Máximo: “sale al padre y es un asco, sale al abuelo y es un vomito, a la abuela sale loca y troola pobre feto / En lugar de tomar teta aspirara la leche en polvo/ más ratas..? / estos no se reproducen, mutan como los virus…”, etc.

Los medios debieran reflexionar por qué sus lectores piensan como piensan y actuán como actúan. No hay ninguna casualidad. Muchos son llevados a decir lo que dicen.

“El insulto muestra, de la manera más despiadada con su propio emisor, de la manera acaso más patética, dice Mario Goloboff, la escasez de lenguaje, es decir, de pensamiento. Es una de las formas más primitivas, menos elaboradas (más apasionadas, es cierto, también más elementales), en la escala biológica. “Puto, hijo de puta”, la inenarrable y burda intimidación ante Kiciloff, (el mismo que hace pocos días fue calificado de marxista”, es decir, de judío marxista, que es obligado a bajar de un barco con sus dos hijos menores(es otra muestra de la tolerancia que se práctica en la sociedad que dice pedir “tolerancia”. El anverso de lo que denuncian y que acaso encarnen ellos mismos) Los que insultan a Kiciloff delante de sus hijos, son los mismos intolerantes que piden olvido y “reconciliación”. Los que apostaron al pais de la expoliación que exploto en 2001 y ahora lo olvidan, lo tapan. Los que insultan cobardemente a Kiciloff son los mismos que no quieren “mirar al pasado”. (como Del Del, “viaje chota hija de puta”, y después dice que el es parte de un equipo que cree en el “diálogo” de la “democracia”, pero nadie que dice “vieja hija de puta” quiere dialogar, quiere anular a la mujer, es violencia verbal, antesala de la violencia física. Muchos debieran mirarse en el espejo de esos chicos de 2 y 4 años de Kicillof. Muchos debieran preguntarse donde enterraron su conciencia. Si acaso la tienen. Qué pensaban. Qué ganaron. Qué hicieron. Cuando se dice “Kiciloff se dice keynesiano pero es marxista” lo que se quiere decir es “Kiciloff se dice keynesiano, pero es subversivo”. Luego los lectores dirán “montonero hijo de puta”. La línea es directa. También hay una mano invisible en el lenguaje. Luego lo encerraran en un barco junto a sus hijos. Así procede el lenguaje. Aun la prensa argentina no lo comprende. O no lo quiere ver, la deshumanización comienza en la palabra. Los desaparecidos son desaparecidos del lenguaje. Tirenlo al río. Comentarios: “pero que salames, ¿por què no lo tiraron al agua en el medio del Rio de la Plata? Como le cuesta a la gente brindar un servicio a la Patria/ Juan Ignacio jajaj se acabó el viento de cola, se les vino la noche y en los 70 eran milicos no el pueblo como ahora pelotudo¡ no engrupis a nadie gil de decima¡¡ / Jorge Morales no lo tiraron al agua por no ensuciar el rio con MIERDA, despues viene Greenpeace a bloquear a Buquebus por llenar el río de sorete/es verdad, no deberían haberlos abucheado…deberían haberlos APEDREADO/ Tu pregunta es de terror, vos en vez de estar preocupado por todo lo que se robaron, estas preocupado por demostrar que no hay otra opcion mas que los montos estos que estan gobernando/ SE LES VIENE LA NOCHE, como digo siempre van a ser cadáveres políticos”

Cuando Héctor Vergez dice que los juicios de derechos humanos son solo “un circo” (“un cartón pintado, el relato”) y no la base de la democracia (que influyen incluso en nuestro lenguaje) hace lo que hacen muchos lectores argentinos: repiten. La misión de la democracia es reinventar un lenguaje distinto. Mejor. La misión de la democracia es construir un lenguaje para todos. Esta es la misión de la memoria. Renovar cada palabra. Que ninguna persona, como en la Alemania nazi, se tenga que encerrar con sus hijos en la cabina de un barco. O sea obligada a bajar. O viajar separada. Nos llenamos la boca hablando de tolerancia. La tolerancia hay que practicarla. Kicillof no fue abucheado. No fue insultado. No fue “silbado”. (como en la Alemania nazi, no hay que minimizar, lo del Del Sel no fue un “chiste”, “el objetivo es hacer reír”) Fue segregado junto a sus hijos por una sociedad que se dice democrática. Esa es la palabra que no se dice, que no se quiere decir: no agresión, sino la palabra segregación. “Judío de mierda”, “zurdo de mierda”, “tírenlo al río”, “marxista”. Repetir. La contradicción de muchos medios es decir que debe “reinar la paz, el decoro y la tolerancia” al tiempo que dicen que el viceministro es en el fondo un “marxista”. Esa palabra dicha en Argentina en esas columnas no dice por lo que dice sino por lo que quiere decir: “Judío de mierda”, “zurdo de mierda” y “tírenlo al río”. En un gobierno que juzga el Proceso, ninguna palabra es casual. Menos en los que callan. Y piden terminar con las “divisiones”. (con el derecho) Muchos preparan el lenguaje de sus lectores. Por eso les cuesta condenar en duros términos lo que pasó. El silencio, una vez más, es su ignominia. Este Gobierno hizo mucho para no olvidar. Por eso lo llaman “confrontativo”. A la impunidad muchos le llaman “paz”. Progreso. “Futuro”. Libertad. Y es claro, este gobierno acabó con la libertad de los genocidas. Los encerró. Por eso se dice que es “autoritario”. Que no respeta “al que piensa distinto”. 

Hay que evitar la imprecisión de las palabras porque la imprecisión a veces cuesta vidas. El uso y el sentido de las palabras. Kiciloff no fue abucheado como dice Gargarella. A Kiciloff lo insultaron y lo “encerraron” en una cabina junto a sus hijos. Muchos le gritaron “judío marxista”. Otros propusieron desde las redes sociales tirarlo al rio. Esto no es solo abuchear. No podemos compartir con Gargarella cuando dice o habla de una vaga “condena moral”, porque esto no merece una condena moral (como los chistes de judíos o los chistes de Del Sel no merecen solo “una vaga condena moral”), sino el más enérgico rechazo.  

Asesinato selectivo

D=>.

      .       R=>   .

                .      . O =>   .

        .               .      .    N=>   .

            .             .         .         E=>      .

               .             ´.      .             S=>   .         .                                                                                               .    .                  .               .      .

               .                 .                        .

                                   .           .            .    .

                                           Hasir    Basir  Anwar

                                                    Osama     Omar