Apostilla sobre un poema de Gabriel Ganón

Image
 

La relación entre defensa pública y poesía, está anclada en la Pharresía: decir la verdad en forma honesta, transparente, sin dobleces. Decirlo aun cuando al poder le moleste, decirlo para que le llegue, con la consciencia tranquila que lo dicho, no tiene especulación, más que en la verdad misma, basada en la experiencia, en el sentir el dolor del otro que el poder perpetúa. Escuchemos a Gabriel Ganón,  Defensor Oficial de Santa Fé (1), quien es perseguido por la Corte de esa provincia por decir la verdad, por denunciarla, el poema que sigue es la historia de Diego Cabrera, un adolescente condenado a perpetua, por jueces indolentes, y cortes convalidantes:

Entre las cadenas de hoy

se ensucian los recuerdos de ayer

a veces los siento cerca

casi nunca demasiado

solo me suena la palabra

perpetua

 

Perpetua me digo

perpetuo parece ser mi sufrimiento

me dicen que será para siempre

siempre? siempre qué?

el dolor, las rejas, los golpes, los pinchazos

y si termina todo ahora?

siempre lo pienso

 

Ayer vino alguien

me contó que quizás no era para siempre

no sé si creerle

siempre me mintieron

me dijeron que firmara todo

para que terminara rápido

ya apenas si leo pero igual firme

tampoco les creía pero me agobiaban sus palabras

me dolían, ese lugar

con cruces y vírgenes

 

jesuses y marías que tampoco parecían

intentar ayudarme como decía mi vieja

para explicarles algo para poder llorar

no, nadie me ayudaba, estaban lejos muy lejos

aunque, claro, nos separaba solo un escritorio

 

pensaba que mejor era la cana

tampoco me querían pero estaban mas cerca

podía olerlos, sentirlos, mi dolor por su golpes

nos acercaba, nos hacía más íntimos

 

solo siento cuando siento

dolor, hambre, vacío

no recuerdo adonde estoy

todo parece igual

los gritos, la humedad, la mugre

los golpes que cada día duelen menos

 

A veces también mi piel se rompe

me enfurece que me peguen sin motivo

me pinchen, me planchen

se que mi sangre sigue siendo roja

pero nadie parece verla

 

después de los golpes

cuando el dolor no cede

espero el pinchazo

un flash recorre mi venas

y me duermo

sueño que vuelvo al campo

a correr con los pibes

a pescar en el río

a bañarme en sus aguas marrones

para sacarme el calor

 

cuando despierto otra vez

los días pasan lentos

y tan fríos como las noches

me dicen que estoy en Córdoba

no conozco Córdoba ni ahora ni antes

nadie me visita para contarme como es

 

me trajeron acá

no me querían cerca

antes había estado en Santa Fe

tampoco conocí Santa Fe

solo la celda y el tribunal

gente seria que no veía

las marcas que tenia en el cuerpo

me miraban torcido, raro

como se mira a bicho

 

todavía recuerdo

como cuando llegue al tribunal

esposado, golpeado me señalaban

me husmeaban, me odiaban

querían que hablara que contara

quería llorar y no podía

explicarles que me emborrache

que era la primera vez que salía de casa

que mi tío se volvió loco

que vi el infierno entre alaridos y disparos

que mi tío se volvió loco

que no sabia como pararlo

que el hombre gritaba no se callaba

 

quise correr irme lejos pero

mis piernas no se movían

me quede, después las sirenas

los golpes, las rejas, los candados

abogados que nada me decían

querían irse rápido

terminar con todo

Allí donde Diego Cabrera tiene prohibida la palabra, Gabriel Gánon recoge la experiencia, pone la escucha, y la transforma en un poema; porque además del habeas corpus, la denuncia, o el recurso, Ganón elige la forma literaria como arma de defensor-poeta utiliza que dice la verdad y corroe todos los barrocos forenses, los estilos del buen decir de togas y armiños. Los versos llegan al alma de los injustos y canallas no preparados para la romántica. La honestidad de la poesía, la transparencia del decir, Ganón devuelve la voz a la luz, con la que traspasa la noche.

Julián Axat

(1) Gabriel Ganón es defensor. Hace un par de meses es perseguido por la Suprema Corte de Santa Fé, por defender con énfasis los intereses de los más débiles. Véase: http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-203285-2012-09-13.html

 

Salvador X

 Image

Entonces abrió la puerta y entró X, fue pasando por todos… comunidad terapéutica santa clara de Asís / comunidad terapéutica casa del sur / comunidad terapéutica cumelen ii / comunidad terapéutica granja nueva generación / comunidad terapéutica inti huasi / comunidad terapéutica posada del inti ii / comunidad terapéutica buen samaritano / comunidad terapéutica mama Emilia / comunidad terapéutica la granja / hogar convivencial hogares de belén  / pequeño hogar hogares de belén / pequeños hogares 1 y 2 / centro cerrado de merlo / hogar cerrado materno infantil  santa maría / hogar cerrado materno infantil medalla milagrosa / centro cerrado Leopoldo Lugones / hogar convivencial cerrado vatteone / hogar oficial cerrado Dr. Emilio. Petorutti / centro cerrado dolores / comunidad los naranjos /  hogar convivencial jose manuel estrada / centro cerrado de mar del plata- batancito / centro cerrado matanza / hogar pozo cerrado / circulo cerrado ex quinta simoni / clínica psiquiatrita ferromed / clínica psiquiatrita / clínica psiquiatrita  casa del sur / clínica psiquiatrita pergamino / hogar felices los pibes/ clínica psiquiatrita san martín / clínica psiquiatrita santa clara / hogar convivencial un rinconcito de amor / hogar convivencial casa manu / hogar convivencial puertas abiertas san vicente de paul / hogar convivencial el alba / hogar convivencial el resguardo ii / hogar convivencial fundación emannuel / hogar convivencial nuestra señora de la gracia / hogar convivencial / centro cerrado el castillitos / hogar de belén  / hospital de día reencuentro / hogar de transito / centro de día granja / comunidad terapéutica granja nueva generación / hogar para discapacitados granja esperanza / centro de día granja va por vos / hogar convivencial granja niño jesus / hogar de día para chicos de la calle sueños de amor / centro de día la casita de glew / hogar Juanito / hogar don bosco/ centro de día el que mantiene esperanza / hogar del padre tissera/ centro de día mensajeros de la paz / centro cerrado para adolescentes pelletier/ la casa de los pibes / centro de día ninguno libera a nadie ninguno se libera solo / centro de día operadores de calle / hogar casa de jesús / hogar casa de maría / centro semiabierto copa/ centro de día potencia familiar / hogar la casa de los chicos – jose mármol hogar convivencial  casa del adolescente / centro de día taller de ilusiones / hogar los grillitos / hogar pantalón cortito / centro cerrado almafuerte / centro cerrado nuevo dique / centro cerrado legarra /centro cerrado dúplex / centro de recepción de Abasto / centro de Recepción de lomas / centro gambier….  Y más tarde salió X. Al principio retornó por la misma puerta como ayudante. Luego quiso ser filántropo, contrató nodrizas varias, tejió abrigos con sus manos, lo suyo fue amar, armar, colegiar caridad y corpo-tercerizar. X amó hacia atrás, como si amara y salvara tantas veces al X ingresando por primera vez por aquella puerta. Cuando X se hartó de si mismo, vació su empresa, y buscó otro rubro.

 

 

 

Un cambio de hábito. Julián Axat

Image

Todas las mañanas
a la misma hora
bien temprano
el señor ministro de justicia y seguridad
ingresa a su palacio-Torre frente a la plaza
cinco de entre diez y dieciocho años
duermen a un costado en el umbral de su palacio
y cuando arranca el día
un poco más tarde que el señor ministro ingrese
se despiertan
piden monedas
limpian vidrios
reparten estampas
ingresan y egresan de la comisaría primera
en la mañana cuatrocientos veintidós
el señor ministro de justicia y seguridad hace su ingreso de siempre
pero se tropieza -sin querer- antes de pasar por la puerta principal
entonces observa hacia el costado
extrañamente
ya no están más ahí
y tampoco estarán al otro día
se asusta
en adelante el señor ministro
intentará aparentar que no siente vértigo
cada vez que ingresa a su palacio
espera no tropezar de nuevo

El niño desordenado. Por Julián Axat

 

                                              

 Image

A Lili Feierstein

 

Cada piedra que encuentra

cada flor arrancada

cada mariposa cazada

son para él

comienzo

colección

Su verdadero rostro

la adusta mirada de indio

en los anticuarios

investigadores o bibliómanos

sigue ardiendo empañada

y maníaca.

Apenas entre en la vida

el niño ya es

cazador

caza espíritus cuya huella husmea

en las cosas /sus años de nómade

son horas

en la selva/ ensueños.

Desde allí arrastra

la presa al hogar

para limpiarla

consolidarla

quitarle el hechizo

Sus cajones tienden

a convertirse

en arsenal

y zoológico

museo policial

y cripta

(1) Reescritura poética de un fragmento de Walter Benjamin: “Jeder Stein, den es findet, jede gepflückte Blume und jeder gefangene Schmetterling ist ihm schon Anfang einer Sammlung (…). An ihm zeigt diese Leidenschaft ihr wahres Gesicht, den strengen indianischen Blick, der in den Antiquaren, Forschern, Büchernarren nur noch getrübt und manisch weiterbrennt. Kaum tritt es ins Leben, so ist es Jäger. Es jagt die Geister, deren Spur es in den Dingen wittert (…) Seine Nomadenjahre sind Stunden im Traumwald. Dorther schleppt es die Beute heim, um sie zu reinigen, zu festigen, zu entzaubern. Seine Schubladen müssten Zeughaus und Zoo, Kriminalmuseum und Krypta werden…” Einbahnstraße, p. 115, mi subrayado, trad. de Luciana Daelli, y sacado de la ponencia de Liliana Ruth Feierstein, Por una e(sté)tica de la recepción. La escucha social frente a los hijos de detenidos-desaparecidos en Argentina. En DOSSIERS ZUR ROMANISCHEN LITERATURWISSENSCHAFT, http://www.helix-dossier.com

 

Campaña para que no separen de su cargo a Gabriel Ganón, defensor ante la Corte de Santa Fe.

Image

NOTA DE APOYO AL DEFENSOR DE SANTA FE GABRIEL GANON
A todas y todos los amig@s, compañer@s, conocid@s:

En los últimos dias como consecuencia de la puesta en agenda de graves hechos de violencia institucional que ocurrieron en la provincia de Santa Fe. Estoy siendo víctima de actos de hostigamiento a un Defensor por parte de la Corte Suprema de Justicia que desconociendo la autonomía de la defensa me ha iniciado en el marco de graves hechos de violencia institucional investigaciones sumarias además de iniciarme una serie de causas penales. Para mayor información pueden ver la nota que escribió Horacio Cecchi en Pagina 12 el miércoles pasado http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-203285-2012-09-13.html. El primer pedido de destitución de la Corte fue rechazado la semana pasada por la legislatura por el apoyo de numerosos  legisladores de distintos bloques partidarios.( Movimiento Evita, FPV, ARI, SI) También se sumaron apoyos institucionales de varias Organizaciones de Derechos Humanos ( CELS, CPM, etc) Sin embargo, después del rechazo la Corte ha iniciado nuevos pedidos de destitución y además las causas penales sugestivamente comenzaron a activarse en el día de hoy citando extrañamente en declaración informativa a una de las personas defendidas alegando mi desobediencia a la corte de no intervenir, advertida en el marco de sendas presentaciones de Habeas Corpus). Por este motivo les pido que en carácter colectivo, individual o institucional me den su apoyo en esta lucha que tenemos por los derechos humanos y la autonomía de la Defensa. En Adjunto les envió un modelo de carta que preparamos para que estos actos de hostigamiento tomen estado público. Para ello solo les pido que si están de acuerdo envíen su adhesión al modelo propuesto con su nombre, empleo/función/ etc y número de documento y lo envien a la siguiente casilla  fran.costa697@gmail.com para que nosotros lo procesemos para su presentación a las autoridades de la legislatura o en su caso lo dirijan formalmente a los Presidentes del Senado, Jorge Henn, de Diputados, Luis Rubeo o al Gobernador Antonio Bonfatti, lo suban a sus sitios de internet, blog o le den el cauce que les parezca m.ás conveniente. Desde ya muchas gracias y un abrazo grande, Gabriel Ganón

“Les voy a poner una causa”

Por Fernando Latrille

El 4 de marzo por la tarde Nicolás, un chico de 16 años de barrio La Cerámica de Rosario, se encontraba con un amigo en un cumpleaños a quien  le propuso lo acompañara a cargar nafta en la moto Yamaha Crypton, para salir a dar una vuelta. Se dirigieron por calle Boedo, y pasando Superí, los cruzó un patrullero en un semáforo, les hizo seña de luces, y Nicolás siguió, aumentó la velocidad intentando perderlos,  aparecieron otros móviles más, luego de ocho o nueve cuadras sintió que venía un patrullero a alta velocidad y a los tiros. Nicolás se detuvo, el patrullero los chocó, y ellos cayeron sobre el asfalto. Es ahí donde dos policías, una mujer y un hombre, se les tiraron encima, y los golpearon,  fueron pateados en el suelo, y un uniformado preguntó “dónde está el fierro”, tendido en el suelo Nicolás expresó “no tenemos nada” a lo que el policía respondió “ah, no tienen nada, yo les voy a hacer robar gratis a ustedes…les voy a poner una causa”.

Así comenzó una historia que se repite una y otra vez en el barrio La Cerámica. Los adolescentes le temen y odian a la policía, no es para menos. La costumbre de los uniformados es detenerlos y pegarles, los abusos son una constante. El caso de Nicolás tiene ingredientes que las crónicas policiales de los diarios no reflejaron en forma completa, ya que muchos periodistas creen que cubrir policiales es obtener la versión policial y transcribirla en el diario. Se olvidaron gran parte de esta historia. La principal, que fue el abuso policial que se cometió contra los menores a quienes quisieron culpar de algo que nunca hicieron. La segunda omisión fue el papel inoperante que jugó la Jueza de Menores N° 2 de Rosario, Gabriela Sansó, quien compró la versión policial armada y no les brindó las garantías necesarias ni al menor, ni a su padre, que desconforme con su accionar recurrió en forma desesperada, ya que su hijo se encontraba envuelto en una causa que la policía le había armado, ante el Defensor General de la provincia de Santa Fe, Gabriel Ganón.

 De aquí para allá. Maltrato y humillación

Nicolás y su amigo fueron llevados hasta la comisaría décima del barrio. Ahí los hicieron desnudar y se burlaban de sus genitales, incluso los policías llamaron a una mujer policía de esa comisaría para que ella participara de esa acción humillante con un “mirá estos, se hacen los guapos y no tienen nada”. De ahí fueron trasladados a la Comisaría treinta, donde fueron fichados, y les tomaron fotografías sosteniendo un cartel donde tenían un número, relató Nicolás.

El padre se enteró, gracias a un vecino, que había visto como era trasladado Nicolás y su amigo. Ramón se presentó en la Comisaria Treinta, no estaba ahí su hijo, se fue a la Comisaría Décima y ahí le informaron que su hijo había robado, según la declaración de la propia policía, y lo trasladaron a la Treinta, como también al ciclomotor. Cuando llegó a la Comisaría un policía le preguntó si era el padre del que manejaba la moto, Ramón respondió que sí, y el uniformado expresó “su hijo se me paró de mano” ¿Cómo se le paró de mano?, pregunto confuso el padre. El policía explicó corporalmente que Nicolás se había puesto en posición de pelea, y agregó que si llegaba a decir que la policía le había pegado “el que le pegó fui yo”. Su padre pudo averiguar en estos días el nombre del policía, se llama José Villalba, petiso, pelado -lo describen en el barrio-  que se caracteriza por golpear a los adolescentes.

 

Comisaria 30 del barrio La Cerámica de Rosario

Nicolás recuperó la libertad, el padre que había llevado los papeles de la moto para poder retirarla recibió la negativa, que pasara la semana entrante, fue la seca respuesta que obtuvo. El ciclomotor quedó en un pasillo de la Comisaría. Nicolás negó que había cometido el delito de robo que le imputaban, se lo dijo a su padre y al policía que le informaba la situación a su progenitor. Pudieron irse de ahí luego de firmar la liberación,  el oficial les informó que serían citados y lo que tuvieran que declarar lo podrían hacer en esa oportunidad.

Así fue, fueron citados cinco días después por el Juzgado de Menores N° 2 a cargo de Gabriela Sansó. Cuando concurrieron al Juzgado fueron separados. A Nicolás se lo llevaron a un cuarto donde le tomó la declaración un Secretario, mientras Ramón era interrogado por otro lado. Fue así que el padre se sintió desconforme con el trato que le brindaron. Luego de unos seis días le llegó la citación de la Jueza Sansó que le mostraba la declaración policial, y le dijo “a su hijo lo va a tener que cuidar mucho. Vamos a ver cómo vamos a trabajar con él”. El padre se puso nervioso y le expreso “usted jueza a mí no me escucha yo voy a tener que aceptar lo que usted dice o lo que dice la policía, mi hijo no robó”. Gabriela Sansó le dijo que su hijo tenía un defensor, que luego lo iban a citar, para que se explaye ahí. Ramón se sintió maltratado, que no era escuchado, no lo conformó lo que expresó la Jueza. Al llegar a su casa, habló con su mujer, y preocupados buscaron qué hacer, no tenían dinero para contar con un abogado particular. Y a los dos los asaltaba el temor de que su hijo cargara con un prontuario por algo que no había hecho. Pero en el barrio La Cerámica la preocupación de ellos, era también la de otros vecinos que se sienten desamparados. Es por eso que se llevó adelante en un centro asistencial una reunión con personas afines a “los derechos humanos” contó la mujer de Ramón que asistió y pudo expresar lo que le había sucedido a su hijo. Fue así que asesorados por estas personas fueron citados en un despacho donde los contactaron con el Defensor General de la provincia Gabriel Ganón. Fue ahí que Ramón y su mujer se sintieron protegidos, acompañados.

Una vez que intervino Ganón, Ramón recibió otra citación de la Jueza Sansó, para informarle, notificarle, que su hijo contaría con una defensora, la doctora Peña. Ramón se quejó, “cómo nos va a representar alguien que estuvo ausente cuando le tomaron la declaración a mí hijo, y en las dos veces que usted me citó nunca estuvo. Y ahora que tengo quien me esté asesorando, ahora recién ahora, me asignan defensor” expresó con interrogante enojo.

Apuro y sobreseimiento 

 

Ramón, padre de Nicolás a quien lo golpearon, humillaron y le armaron una causa

 

La doctora Peña llamó por teléfono a la familia, para expresarle que quería hablar con Ramón, con Nicolás. Ellos aceptaron y se reunieron con Peña quien le mostró el legajo de su hijo, fotos de su hijo sacadas en la policía. En esa breve charla la doctora Peña le informó que intentarría revertir la situación. A pocos días lo volvieron a llamar a  Ramón expresándole que tenían buenas noticias sobre su hijo. Según le contaron al otro día, cuando fue recibido por la doctora Peña y fue llevado con la Jueza Sansó, le explicaron, que su hijo había sido sobreseído de la causa. Que la supuesta víctima de robo no reconoció a su hijo. Y que la moto que se buscaba era una moto roja, de la misma marca. pero no con el mismo número de patente. Y supuestamente quienes habían cometido ese robo, habían sido identificados por la víctima. Es decir que comenzaron a aparecer explicaciones de por qué su hijo no había cometido ningún delito, cuando ese debió haber sido el primer paso a realizar por la Jueza de Menores, si es que en derecho la presunción de inocencia todavía cuenta. Pero la acción tardía pero apurada de la Jueza tenía  como estrategia disimular su pésimo accionar.

Demuestro que hago y acuso  

Gabriela Sansó que rápidamente había comprado la versión policial sin escuchar al padre de Nicolás, y sin importarle que su hijo había declarado sin defensor, y expresaba ser inocente, comenzó a actuar a destiempo. Le designó como defensora para el menor a la doctora Peña una vez que la familia recurrió en forma desesperada ante el Defensor General de la provincia. Pero tenía un sentido ese simular que hacía, que cumplía con su función, y era precisamente el deseo de que no quede en evidencia su inoperancia, y al mismo tiempo responder con una acusación contra el único defensor de los derechos humanos que le violaron a Nicolás y su familia, el doctor Ganón, que fue denunciado por la Jueza de Menores N°2,  por representar al menor.

Un chiste de mal gusto

Todo pareciera convertirse en un chiste de mal gusto cuando el único defensor en este caso termina siendo el acusado, culpable de defender a un menor a quien le armaron una causa, lo golpearon, humillaron y maltrataron, con una familia desesperada que no encontró respuesta en un juzgado donde el maltrato y la versión policial fue lo que reinó. Que la Corte Suprema de Justicia de Santa Fe haya resuelto pedirle a la Legislatura que analice si corresponde la remoción del Defensor General Gabriel Ganón por pretender representar desde su cargo al menor, es una clara muestra de la falta de seriedad y responsabilidad con la que trabaja ese poder supremo.

Que en el barrio La Cerámica el poder policial viole sistemáticamente los derechos de los pibes parece no importar, que el abuso sufrido, que hasta el día de hoy se repite con el propio Nicolás, que hace días fue parado por un móvil, cuando se dirigía caminando a la casa de su novia, fue interceptado y le dijeron: “así que vos sos el choro…y también batis a la cana…” mientras le pegaba un policía con la mano abierta en su cabeza y lo amenazó diciéndole “a vos no te quiero ver más por esta jurisdicción…cada vez que te veamos te vamos a llevar, te vamos a parar”, parece no preocuparle, no llama la atención de un poder judicial inoperante y pasivo a las violaciones de los derechos humanos que sufren los ciudadanos de esa provincia. Que la moto, Yamaha Crypton, que usa toda la familia, y que todavía la están pagando, haya desaparecido de la comisaría treinta y la explicación burlesca que le dieron a Ramón fue que “la robaron de afuera, le hicieron un puente… son rápidos los muchachos” cuando la moto se encontraba en el pasillo de la Comisaría Treinta. Y Ramón le advirtió al policía que no se iba a quedar de brazos cruzados, que haría la denuncia. “hace lo que quieras, nosotros ya estamos jugados” contestó el uniformado, tampoco parece importarle a ese poder judicial que debería bregar para que esos abusos de poder no sean moneda corriente. No, todo eso no cuenta para el poder judicial que cada vez se aleja en Santa Fe de la problemática de los ciudadanos, porque en lugar de ofrecerles garantías para que estos sucesos aberrantes no se repitan se encuentran bien dispuestos en que un defensor que fue la única respuesta que recibió Nicolás y su familia después de varios atropellos, sea quien deba ser removido de su cargo. 

 

 

 

Voces, gargantas y defensores. Entrevista de Miguel Russo a Julián Axat para el diario Miradas al Sur.

Julián Axat es defensor del fuero de Responsabilidad Juvenil de La Plata y poeta, dos actividades donde destaca su mismo compromiso. Eso lo lleva a ser una de las voces más autorizadas a la hora de comprender las tensiones, luchas, encuentros y desencuentros entre dos culturas que, en una síntesis a trazo grueso, se podrían llamar “villera” y “blanca.

http://sur.infonews.com/blogs/miguel-russo/voces-gargantas-y-defensores

Niño y fantoche. Por Julián Axat

Image

                       a Miguel Angel Bustos

un reloj

un libro

una pava

un bastón,

estos cinco colocados en forma circular

ABRACADABRA…

y el cuerpo-fantoche se comienza a mover

en su ceremonia

cierra la puerta

se va a otro cuarto

temeroso

espera

a la deriva buscando la clave

el keter-sephirot

que pueda cortar     

los hilos

de la crueldad de Dios