Tamara tan llena de gracia

En lecturas para el verano, Julián Axat escribe sobre la reciente publicación de la novela “Al menos flores” (edit. Malisia) de la escritora platense María Pozzio, que reconstruye la vida de Tamara Bunke Bider, más conocida como “Tania”; quien fue enlace de la columna boliviana del Che, a la que se incorporó -al ser descubierta como espía- y en cuyas filas murió durante una emboscada del Ejército Boliviano en 1967.

Hay libros que llegan a uno de forma extraña. La novela “Al menos flores”, de María Pozzio (La Plata, 1977)   llegó gracias las referencias del escritor y amigo Juan Bautista Duizeide,  a quien suelo hacerle caso.

Por el momento es lo mejor que leí de lo que va de 2021,  un libro que –al decir de mi colega recomendador– juega con fuego, ya que el personaje Tamara Bunke, alias “Tania la guerrillera” es una de las figuras menos favorecidas en la historia, las memorias y el imaginario de izquierda en Latinoamérica. Yo aquí agrego a la literatura menos rigurosa y amarillista, que le ha inventado amoríos con el Che y hasta una identidad de doble agente Rusa-Cubana, al estilo Mata Hari.

Hace poco, hubiera cumplido los 83 años. Vale la pena recuperar nuevamente su historia.

SEGUIR LEYENDO: https://elpaisdigital.com.ar/contenido/tamara-tan-llena-de-gracia/29733

El palacio de justicia (Una aproximación etnográfica)

En esta aguafuerte, Julián Axat lleva a cabo una disección antropológica de observación del palacio de justicia, visto desde el lugar de quien convivió dentro de sus laberintos.

El poder judicial es una máquina compleja, para poder comprenderlo hay que analizar sus engranajes, desarmando cada pieza, cada eslabón, encontrando así la función en el sistema. Por eso, antes de hablar sobre el templo judicial, hay que ingresar al mismo desde la mirada de quien observa sin naturalizar nada. Como si todo fuera exótico. Tomaré de referencia el lenguaje etnográfico, que es el que mejor se adapta a los fines de una descripción densa del espacio y sus entramados (1).

Entrando al “palacio” 

Entrar al palacio de justicia es ingresar a un edificio a una arquitectura de la distancia y los ornamentos. Hechos para obstaculizar el acceso simple de los profanos, estos edificios (aun los modernos) están construidos de pasillos, salas, escaleras, grandes puertas y pequeños cuartos como biombos, en los que la luz se deconstruye entre grises y claroscuros. A diferencia de otros edificios de la administración pública, los “palacios de justicia”, conservan una distribución de los laberintos. Lo “laberintico”, al decir de la matriz borgeana de “Knossos” esconde un minotauro cuya fascinación monstruosa es la perdida, la desorientación, el problema, la angustia existencial por hallar una salida; o acaso, un destino. “Perderse” en un laberinto con pasillos y salas sin encontrar la puerta cierta, es la primera sensación de sus primeros visitantes. Luego aparecerá el miedo. No es la sensación de aquellos que son asiduos, los que están en el día a día entre sus visillos, y tienen las claves para traspasar sus enigmas.

El ingreso franqueado por hall central distribuidor, en el que nos toparemos con policías que custodian-protegen aquello que separa a los que están adentro del afuera. Los primeros guardianes son garitas de informes y custodia, luego los pasillos largos y escaleras, y las puertas con carteles de las oficinas.

Observar a personas esposadas y personal policial que los trasladan es una postal cotidiana que, al principio, no es fácil de naturalizar. Empleados llevando pilas de causas entre brazos o con carritos, puertas que se abren y cierran, donde salen abogados trajeados. Colas de gente en las puertas de fiscalías y defensorías, sentados en los bancos, personas con características humildes, a la espera de algo. Pues aquello que define a la justicia de los pobres, es “la espera”. La conducta que más caracteriza “Al Palacio” es la espera. Acceder a la justicia es, esperar finalmente, una respuesta.

El Palacio Penal

Ubicado en toda la manzana de la calle 7 y 8, entre calles 56 y 57, de la capital de la Provincia de Buenos Aires; el Fuero Penal o Palacio de la Justicia Penal del departamento judicial de La Plata, se trata de dos bloques o edificios: a) El primero sobre calle 7, ex edificio de Vialidad (asignado a Penales con la reforma de la ley 11.922 en 1998) con un estilo palacio clásico “Art Nouveau” de fines de siglo XIX. b) El segundo sobre calle 8 (edificio Penales), estilo puramente racional de mediados de siglo XX. Ambos edificios son sede de la mayoría de las oficinas, juzgados, fiscalías y defensorías en las que funciona el Fuero Penal Juvenil.

Al edificio de la Avenida 7 se ingresa por una escalinata principal que da a esa avenida. El lugar concentra la mayor parte de las Fiscalías, que se dedican a la investigación de delitos.

En el tercer piso, sobre la terraza, funcionan tres de las cuatro Fiscalías Penales Juveniles. Se trata de un único y amplio salón de diez metros por siete, con piso de madera, dividido por boxes y paneles de media altura que permiten recorrer un camino en zigzag, entre la pila de expedientes, hasta llegar a una escalera cuyos laterales tienen dos oficinas-despacho (de Fiscales) tapadas también de expedientes (archivados o no), y que permite descender a un entrepiso con dos oficinas-cubículo, con dos despachos más.

Es decir, el espacio asignando a las Fiscalías Penal Juveniles permite inferir un cerramiento bastante relativo, donde el personal –pese a ser distintas Unidades- comparte la misma sala y pierde intimidad, y donde muchas veces hay varias personas (testigos) o (jóvenes), donde también lo pierden (no olvidemos que los juicios del Fuero juvenil son reservados), prestando declaración, cruzándose y oyéndose entre sí; de manera que todos se contaminan de lo que pasa (como en toda burocracia, toman mate, comen, hablan por teléfono, hacen comentarios de pasillo, etc.).

El tipo de fricción espacial de los cuerpos sobre estas grandes oficinas, donde todo se comparte-intercambia, y donde todos se controlan y se ven entre sí; recuerda a los viejos espacios estatales administrativos (IOMA, IPS, etc.) con un solo mostrador delante (separador de los visitantes “¡atrás!”) y todo el personal perteneciente a la administración, detrás (distanciamiento ficcional).

SEGUIR LEYENDO: https://www.elpaisdigital.com.ar/contenido/el-palacio-de-justicia/29603

El “Nacio”

Con un aire a Juvenilia, el escritor Enrique Schmukler hace una semblanza de su amigo y recorre los tiempos del Colegio Nacional de La Plata , durante la década del 90.

Estábamos en el homenaje a los desaparecidos que en el año 96, por septiembre creo, hicieron en el patio del Colegio Nacional. Es triste el patio. Cada día de la primavera los pelotones de egresados pintan sus nombres con la ilusión de un minúsculo porvenir sobre cada laja del piso, pero al año siguiente otros más jóvenes, más alegres y con una pintura más espesa, los cubren, los hacen desparecer a casi todos. Hacía dos años que habíamos egresado Julián y yo del colegio y ya dos generaciones nos habían barrido de las lajas. De los nombres, tengo nada más el recuerdo de unas letras pintadas en color amarillo.

SEGUIR LEYENDO: https://elpaisdigital.com.ar/contenido/el-nacio/29661

EN LA MAÑANA BUSCÓ LA NOCHE

Semblanza de Francisco López Merino (1904 – 1928). El poeta Francisco López Merino nació en La Plata el 6 de junio de 1904 y, en la misma ciudad, el 22 de mayo de 1928, a los 23 años se quitó la vida en circunstancias nunca dilucidadas, que pasaron a formar parte de la mitología local. Julián Axat escribe sobre esa historia

«El alma se me llena de estrellas cuando pienso / que moriré», y concluye sentenciando: 

«Mientras tanto la muerte no llega… / Pienso en ella / y en mi alma florece de emoción una estrella».

Francisco López Merino

Un suicidado en “la perrera”

Fue una mañana de otoño de 1928. Más precisamente, el 22 de mayo. En una mesa de la tradicional confitería Jockey Club de calle 7, en la parte conocida como “la perrera”, cuna y ambiente bohemio de poetas y artistas de la capital provincial.

Tomaban whisky, y la charla discurría con serenidad entre varios contertulios, cuando el poeta Francisco López Merino, de 23 años, se incorporó y dijo: “Voy hasta el baño”. Segundos después se oía la terrible detonación. Sus amigos corrieron y encontraron al poeta tendido en el suelo, al lado del lavatorio, con la cabeza destrozada.

Su muerte trágica conmovió al ámbito social y literario de La Plata y Buenos Aires, generando un misterio sobre las causales de la misma. Pero también abriendo un interrogante sobre la incidencia de la melancolía, el romanticismo y las formas de poesía que profesaba el joven poeta.

SEGUIR LEYENDO: https://www.elpaisdigital.com.ar/contenido/en-la-maana-busc-la-noche/29547

Perros del Cosmos: El gabinete espacial y la conquista del aura – Por Conrado Yasenza- ENTREVISTA

La Tecl@ Eñe entrevistó al poeta Julián Axat quien en el año de la peste mundial escribió y publicó el libro de poemas Perros del Cosmos, poemario situado en la carrera espacial desarrollada entre la Unión Soviética y los Estados Unidos de Norteamérica en las décadas del 50, 60 y 70 del siglo pasado. Un libro elaborado a través de la investigación de documentos de archivo que intenta devolverle el aura a una constelación de sintagmas a través de pequeños destellos del decir, y que representa la recreación de una tensión entre la épica espacial y el infortunio de una humanidad altamente sofisticada pero existencialmente desesperada.

Por Conrado Yasenza

(para La Tecl@Eñe)

Conrado Yasenza: En primer lugar, por qué la elección como corpus temático del libro, la carrera espacial llevada a cabo entre la Unión Soviética y los Estados Unidos de Norteamérica. ¿Qué relación se puede establecer, si se puede, entre la epopeya de esa carrera situada durante la Guerra Fría y la expansión cultural de esa experiencia/acontecimiento?

– Julián Axat: Bueno, el libro es una continuidad de mi libro anterior “Cuando las gasolineras sean ruinas románticas” (2019), en el que trabajo la cuestión de las épicas y de cierta cuestión posapocalíptica de la búsqueda generacional de mis padres, en función de la idea de ruinas (el romanticismo gira en torno a la idea de ruina y poesía).

SEGUIR LEYENDO: https://lateclaenerevista.com/entrevista-a-julian-axat-perros-del-cosmos-el-gabinete-espacial-y-la-conquista-del-aura-por-conrado-yasenza/

El pibe asesinado por la bonaerense que conoció a García Márquez

Julián Axat nos trae la novena entrega de sus aguafuertes semanales de un defensor. Esta vez, la memoria sobre los pibes asesinados por la policía de civil en extrañas circunstancias, pero que coinciden en la forma. La nula respuesta de la justicia y el premio literario García Márquez a la crónica, para quien sí se interesó por estas historias.

A las 00.00 Vladimir fue visto. Corrían hacia las motos y una bala corría más rápido que Vladimir. No se sabe desde dónde y desde quién. Pero en esa bala viajó la noche hacia el estómago de Vladimir. La moto arrojó 00.25 al chico de 16 años en la puerta del Hospital de Niños. En dos horas, Vladimir dejó de existir. La noche también.

Copycats

Los casos eran iguales. Yo les decía copycat pensando en los asesinatos calcados y en la película homónima. Porque la modalidad de la ejecución sumaria, repetía los patrones fácticos.

Una persona maneja una moto de alta cilindrada y circula por la ciudad. Otra moto en la que viajan dos personas entra en escena y se pone al lado. En algún momento paran en un semáforo, uno se baja y encañona al de la moto de alta cilindrada que, de golpe, saca también un arma, da la voz en alto diciendo que se trata de un policía y dispara varias veces, matando en el acto al que se bajó. El otro escapa a toda velocidad.  El muerto es un adolescente y los medios van a hablar del caso con una palabra clave: “motochorro”.

Los casos Axel Lucero y Vladimir Garay, ambos de 16 años, fueron homicidios calcados, ocurridos con poca diferencia de tiempo entre sí: el 27 de febrero y el 19 de mayo de 2013. Ambos ocurridos en la zona sur de La Plata. Los medios titularon: “fue abatido un motochorro”.

Los policías que estaban de civil y que ejecutaron fríamente a Axel y Vladimir, se entregaron a la justicia, y luego salieron en libertad, habiendo declarado su inocencia ante la fiscalía, quien sin el más mínimo análisis de los hechos, los calificó de inmediato como legítimas defensas.

Aun cuando los cuerpos de los adolescentes tuvieran evidencia de haber sido rematados y acribillados en el piso, aun con varios impactos y con agujero de bala en la nuca; aún así, serían considerados por la justicia como legítimas defensas policiales portando el arma reglamentaria fuera de servicio.

En definitiva, la única prueba de las dos causas, con pocos meses de distancia temporal entre sí; es decir, de ambos homicidios, era el testimonio del policía de civil perpetrador que justificaba su accionar “abatiendo al delincuente”.

Historias más que conocidas.

Entre el año 2009 y 2014, tuve aproximadamente 20 casos similares. Repetidos patrones de los copycats. Supuestas legítimas defensas que encubren sendos gatillos fáciles.

Pero son estas dos historias, la de Axel y Vladimir, las que ahora recuerdo especialmente y vienen a cuento. Pues entonces, por ser casos ocurridos en un breve lapso de tiempo entre sí, las incluí en una nómina que para 2013 llevé ante la Corte de la provincia, en la que hablaba de una sistemática eliminación de adolescentes previamente prontuariados, entre los que también estaban los nombres de los pibes de la banda de la frazada.

Siendo el defensor penal juvenil que estaba de turno al momento de los hechos, fui anoticiado de los mismos en forma inmediata. Pues si bien los jóvenes eran víctimas y no imputados, la policía daba parte de las situaciones ante mi exigencia de que todo lo que ocurría en la jurisdicción con los mal llamados “menores”, tenía (o debía) que serme informado.

Por entonces asumí la representación de las familias de los pibes asesinados como querellante, pues para ser demostrado que se trataba de “casos de gatillo fácil”, había que contradecir a los fiscales y presionar el estilo de los jueces.

SEGUIR LEYENDO: https://www.elpaisdigital.com.ar/contenido/el-pibe-asesinado-por-la-bonaerense-que-conoci-a-garca-mrquez/29470

Daniel Omar Favero, el rayo que dura en el tiempo

Bajo el titulo “Poesía y militancia. Historia y obra de Daniel Omar Favero”, la editorial EDULP, de la UNLP, acaba de editar y publicar la obra completa del poeta platense desaparecido en 1977, como consecuencia del terrorismo cívico-militar 76/83. El escritor Julián Axat prologa el libro y aquí se reproduce en su totalidad.

(…) Así escucho la voz de los pájaros muertos

que late sumergida en el fondo del mar

y es su sangre estallando el último horizonte.

entonces soy arena, soy piedra, espuma y ola

que vientos delirantes hacen girar y arrastran

a la revolución donde se rinde el tiempo.

Daniel Omar Favero

El  presente artículo reproduce el prólogo del libro de reciente aparición “Poesía y militancia: Historia y obra de Daniel Favero”. Edulp. 2020,  Melisa Agustina Carnabali (coordinadora), Claudia Inés Favero, Florencia Bossie (compiladoras).

El libro se pueda bajar en formato pdf digital desde este link.

SEGUIR LEYENDO: https://www.elpaisdigital.com.ar/contenido/daniel-omar-favero-el-rayo-que-dura-en-el-tiempo/29390

JAVIER LLAMA DOS VECES

En esta aguafuerte de un defensor de pibes, Julián Axat nos trae la historia de Javier, que fue apropiado y vivió de chico en la calle, hasta que las Abuelas y Madres de Plaza de mayo lo rescataron, y un día logró ingresar a trabajar en la Justicia de menores.

Un día me avisan que había alguien en la mesa de entradas que quería saludarme y si podía pasar unos minutos.

“Te lo traje para todos los pibes que defendés, es necesario que lo dejes arriba de la mesa, así cuando entran y te ven, todo va a andar bien… Vos necesitás que te respeten, mi gauchito te va a cuidar, como me cuidó a mí…”. Palabras más, palabras menos del “Pecos”, un chico de 17 años que recién había salido gracias a una apelación que la Cámara había hecho lugar. Pero la libertad le iba a durar apenas un mes, porque caería preso de nuevo por un robo violento en una casa, del que él juraba y perjuraba que era inocente.

Desde entonces el gauchito gil estuvo apoyado en el escritorio de mi despacho y todos los pibes a los que defendía, le pedían deseos. Claro que el deseo era siempre el mismo, pero a mí me aseguraba –por el solo hecho de su presencia– otra forma de encarar los casos. Lograr cierta confianza.

SEGUIR LEYENDO: https://www.elpaisdigital.com.ar/contenido/javier-llama-dos-veces/29311

PERROS DEL COSMOS O EL CIELO POR ASALTO

Entrevista para Fractura, suplemento literario de AGENCIA PACO URONDO

Por Boris Katunaric

Fractura, suplemento literario de AGENCIA PACO URONDO, entrevistó al escritor Julián Axat para conversar sobre la salida de su nuevo libro de poemas publicado por Ediciones en Danza, y su relación con la carrera espacial.

AGENCIA PACO URONDO: Lo que sorprende (y no al mismo tiempo) son estos territorios que tienen que ver con el espacio, con la ciencia ficción, con algo no tan terrenal y que esta vez se materializa en Perros del cosmos. Retomás la carrera espacial entre EEUU y la URSS. ¿Cómo llegaste a esta temática, cómo la empezaste a laburar?

Julián Axat: En realidad no es un libro atravesado por la ciencia ficción, como sí lo fue Cuando las gasolineras sean ruinas románticas porque no estoy imaginando un futuro, de lo que estoy hablando es de un pasado, en función de la tecnología de ese pasado y de un contexto político como fue, en principio, la guerra fría que surge después de la segunda guerra mundial y empieza la carrera espacial. Y como esos cambios tecnológicos que provocan o producen esta búsqueda del espacio y salir de la esfera terrestre a través de plantas y  animales primero, y seres humanos después, hombres primero y luego mujeres. En este cruce están vinculados mis libros anteriores porque, en ese registro con el pasado, el desafío de lo humano y lo revolucionario de la búsqueda del cielo también está atravesada con mi historia y la de los desaparecidos. Con alcances que resumían, en esa épica, tanto del lado americano como del soviético, que es la búsqueda de tomar el cielo por asalto. En el lado ruso con una épica vinculada a la gran hazaña de la revolución, que es la que está vinculada a la búsqueda del hombre nuevo. La revolución del 17 es también la toma del palacio de invierno, que es de algún modo la toma del cielo. La toma de ese palacio implica un salto crepuscular. La revolución y las grandes transformaciones del siglo XX están vinculadas al cielo como metáfora.

SEGUIR LEYENDO ACÁ: https://www.agenciapacourondo.com.ar/fractura/julian-axat-los-perros-del-cosmos-toman-el-cielo-por-asalto

Un Gatto, che faceva er socialista

Contaba mi abuelo Carlos Alberto Axat (1907-1995), que siendo estudiante en el Colegio Nacional de La Plata, un día lo agarró desprevenido el profesor de Italiano o Latín (para la anécdota es lo mismo) y le preguntó si había hecho la lección; para lo cual mi abuelo no la había hecho y solo se sabía un poema de Trilussa (seudónimo del gran Carlos Salustri) que se habia aprendido de memoria, ignorando completamente su traducción al castellano. Lo recitó tan maravillosamente que el profesor quedó anonadado y lo felicitó.

Esos versos los iba a repetir durante todo su vida. Sentado en la punta de la mesa lo recitaba para toda la familia Axat (lo mismo hacía con la nómina de emperadores romanos y los mariscales de Napoleón tragando una bocanada de aire, que contenía su enorme caja torácica, los iba largando de a uno mientras vaciaba lentamente sus pulmones) .(1)

Er compagno scompagno

Un Gatto, che faceva er socialista
solo a lo scopo d’arivà in un posto,
se stava lavoranno un pollo arosto
ne la cucina d’un capitalista.

Quanno da un finestrino su per aria
s’affacciò un antro Gatto: – Amico mio,
pensa – je disse – che ce sò pur’io
ch’appartengo a la classe proletaria!

Io che conosco bene l’idee tue
sò certo che quer pollo che te magni,
se vengo giù, sarà diviso in due:
mezzo a te, mezzo a me… Semo compagni!

– No, no: – rispose er Gatto senza core

io nun divido gnente cò nessuno:
fo er socialista quanno sto a diggiuno,
ma quanno magno sò conservatore!

El compañero desparejado.
El gato socialista (en ayunas)

Un Gato, que hacía el socialista
solo para ganar algo,
estaba comiendo un pollo asado
en la cocina de un capitalista.

Cuando a una ventana arriba
se asomó un otro Gato: “Amigo, piensa en esto
– le dijo – ¡aquí estoy yo también
perteneciendo a la clase proletaria!

Yo, que conozco bien a tus ideas,
estoy seguro que aquel pollito que estas comiendo,
si me bajo tú lo partirás en dos:
la mitad a ti, la otra a mí. ¡Nosotros somos compañeros!”

“No, no: -le contesto el Gato sin corazón-
no voy a dividir nada con nadie:
hago el socialista cuando estoy en ayunas,
pero cuando como, ¡soy conservador!”

*

AUTOR: Trilussa: https://it.wikipedia.org/wiki/Trilussa

  • (1)

Lista de Mariscales de Napoleón

Louis Alexandre Berthier/ Joaquín Murat/ Bon Adrien Jeannot de Moncey/ Jean-Baptiste Jourdan/ André Masséna/ Pierre François Charles Augereau/ Jean Baptiste Jules Bernadotte/ Guillaume Marie Anne Brune / Jean de Dieu Soult, /Jean Lannes, Duque de Montebello /Édouard Adolphe Casimir Joseph Mortier,/ Michel Ney, /Louis Nicolas Davout, /Jean-Baptiste Bessières, /François Christophe Kellermann, /François Joseph Lefebvre, /Dominique Catherine de Pérignon, /Jean-Mathieu-Philibert Sérurier, /Claude Perrin Victor, /Etienne-Jacques-Joseph MacDonald, /Nicolas Charles Oudinot, /Auguste Marmont, /Louis Gabriel Suchet, /Laurent de Gouvion-Saint-Cyr, /Józef Antoni Poniatowski, /Emmanuel de Grouchy,

Lista de emperadores Romanos

 Augusto 27a. C. – 14d. C. /Tiberio 14-37/ Calígula 37-41 /Claudio I 41 – 54 /Nerón 54-68/ Galba 68-69/ Oto 69/ Vitelio 69/ Vespasiano 69-79/ Tito 79-81/ Domiciano 81 -96/ Nerva 96-98/ Trajano 98- 117/ Adriano 117- 138/ Antonio Pío 138- 161/ Marco Aurelio 161-180/ Cómodo 180- 192/Pertinax 193/ Didio Juliano 193/ Septimio Severo 193 -211/ Caracalla 211 – 217/ Macrino 217-218/ Elagábalo 218-222/ Severo Alejandro 222 – 235/ Maximino 235-238/ Gordiano I 238/ Gordiano II 238/ Gordiano III 238 – 244/Felipe 244 – 249/Dedo 249 – 251/ Treboniano Galo 251 -253/ Emiliano 253/ Valeriano I 253 – 259/Galieno 259-268/ Claudio II 268-270/ Quintilo 270/ Aureliano 270 – 275/ Tácito 275 – 276/ Floriano 276/ Probo 276 – 282/Caro 282 – 283/ Carino 283 – 285/ Diocleciano 284-305/ Maximiano 286-305/ Constantino y Licino 307/ Constantino I 324-337/Constantino II 337-340/ Constancio 340 – 350/ Constantius 340 – 361/ Julián 361-363/ Joviano 363 – 364/ Valentiniano I 364-375/ Valens 364-378/ Graciano 378 – 383/ Valentiniano II 375-392/Teodosio I 379 – 395/ Honorio 394 – 423/ Valentiniano III 423-455/ Máximo 455/ Avito 455 – 456/ Majorian 457 – 461/ Severo 461 – 465/ Antemio 467 – 472/ Olibrio 472/ Glicerio 473 – 474/ Nepo 474 – 475/ Rómulo Augústulo 475-476