Los lemurianos que quisieron ser

lemuria

Los lemurianos que quisieron ser.

 Ningún hombre es la Isla de Pascua. Ningún hombre es Lemuria. Mi padre quiso ser todas ellas.

Juan Raro es el nombre que Olaf Stapledón dio a un hombre común que construyó una isla de superhombres. Mi padre quiso ser “Juan” y ese era su nombre de guerra para construir  la Lemuria de los infrahombres poéticos. Otra Atlántida.

El monte análogo se le atribuye a René Daumal. Mi padre quiso reescribir esa obra buscando o jugando Lemuria que no halló. Daumal no pudo culminar su obra. Como tampoco pudo llegar a la cima del monte.

El Himalaya o boca anti verbal es el manuscrito hallado por el poeta Miguel Ángel Bustos antes de ser tragado por los soles de materia oscura.

El sueño de Lemuria no nació en el monte. Surgió de un chispazo en el valle de Yala Jujuy durante un retiro espiritual en 1972. A su manera como Stapledón o Daumal o Bustos mi padre -y otros como él- diseñaron el asalto a una isla a la que más tarde bautizarían Lemuria.

El objetivo era viajar de improviso en un barco (también de nombre Lemuria) y quedarse a vivir en la isla de Pascua. Enamorarse de sus mujeres nativas. Excavar la base de los moais y aprender lentamente el leguaje Rapa nui.

Algunos sostenían que el Rapa nui al ser hablado conserva ciertos sintagmas poéticos escondidos cuya raíz-arquetipo podría estar vinculada al origen ancestral de un lenguaje divino o extraterrestre. Mi padre quiso aprender ese lenguaje antes de entrar en Lemuria. Nunca pudo.

Pero Lemuria no existió. Por lo menos es lo que sabemos hoy. Las derivaciones ancestrales del rapa nui siguen perdidas y son un misterio. Aunque la Isla de Pascua se encuentra allí. Ubicada en el Océano Pacífico 27° 9′ 10” Latitud Sur y 109° 27′ 17” Longitud Oeste.

En aquel verano de 1972 pidieron prestado dinero a sus padres. Salieron a robar libros e  hicieron teatro a la gorra. También aprendieron de las artes marciales. El dinero ahorrado les serviría solos unos meses. Las artes verbales y marciales mucho más.

Mi padre no conoció la isla pero con sus amigos armaron un plano mental de la misma como si hubieran estado (siempre) ahí. Una cartografía de cada tótem. De la flora y fauna. El nivel demográfico y la escala social. Se interesaron de cada posición estelar vista desde el punto más austral.

En el sueño de Lemuria mi padre nunca encontraría a mi madre sino a una mujer polinesa de color caoba que le daría nuevos hijos que no soy yo. En Lemuria –claramente- yo no existo. Tampoco mi descendencia que es una simple conjetura del cosmos.

El escritor Lázaro Covadlo hoy vive en Sitges y él más que nadie sabe de qué hablo cuando hablo de esa isla en la mente de posesos y encantados. El plan “Lemuria” no habría nacido en Yala sino en las Chacras de Coria barrio de de las afueras de Mendoza. Lemuria tan solo el delirio del Monstruo y sus séquitos entre los que estaría mi padre.

Tarde o temprano la fuerza haría lo propio. Como si fueran caballeros Jedi el tiempo de los lemurianos sería la violencia poética silenciosa y no la política. Para tomarla por asalto y declararla isla estado independiente por parte de sus nativos convertidos (a la larga) debían pasar dos generaciones.

Evidentemente la esperanza de Lemuria estaba en sus hijos y en los hijos de sus hijos. No estaba en los hijos que vendrían mutilados en la guerra de otras islas.

Qué tabla del naufragio del Lemuria me sostiene en el océano de mi ignorancia y en esta búsqueda a más de cuarenta años. Lemuria no existe. Lemuria es la mente de mi padre en alguna bóveda celeste de los suyos.

¿No es un continente perdido o acaso un mito Lemuria?

Pues ningún hombre es la Isla de Pascua. Ningún hombre es Lemuria.

Puede que sea un rincón de mi poesía. Puede que sea el resto de mi silencio.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s