ESTRELLA CERCANA

f768x0-419135_419153_15 (1)

Estrella cercana

Por Julián Axat

Hace pocos días, el reconocido pianista tucumano, Miguel Ángel Estrella brindó un recital para los presos alojados del Penal de Chimbas, en San Juan.  Como siempre, ofreció un repertorio de música clásica y popular y, entre tema y tema, conversó con los internos. Habló sobre su fundación “Música Esperanza”, proyecto que nació y fue tomando forma en cautiverio; allá por 1976, cuando tras el exilio argentino, los militares uruguayos lo secuestraron.  Miguel Ángel, siempre cuenta que mientras lo golpeaban, se ensañaban particularmente, por el hecho de ser pianista: ‘vos nunca más vas a tocar el piano’ le espetaban mientras le martillaban las manos y amenazaban con cortarle los dedos.

Estrella también cuenta que en ese momento de profundo dolor, sintió la presencia de algo trascendente, como si Dios le hablara o le escuchara y que le pidió no morirse. Una promesa que desde ese momento el músico decidió cumplir. En esa mazmorra en la que lo tenían, hubo algo así como un dialogo o un llamado del más allá. Y la música se convirtió para él en una suerte de mensaje o misión para ayudar a los demás. Entonces tenía 38 años, y con Marta, su mujer, decidieron llevar la música por todos aquellos lugares donde existía opresión, encierro e injusticia.

Los conciertos de piano de Miguel Ángel, empezaron en las cárceles de Francia, en el año 1982, siguieron por el resto de Europa y, tarde o temprano, retornaron a la Argentina. Ex embajador de la UNESCO durante el gobierno anterior, el proyecto “Música Esperanza” lleva más de cuarenta años, viaja y se expande por las Villas, arma coros en las cárceles, fomenta y prepara orquestas infantiles, apadrina músicos y organiza conciertos. La música salva, tal como lo salvó a Miguel Ángel del horror de una dictadura sangrienta.

Es así como hace pocos días, Miguel Ángel llega al Penal de San Juan. Tocaba para los internos, les contaba -como siempre- su historia intercalando piezas de Bach; cuando ya terminando su repertorio uno de los presos tímidamente se le acerca con un papelito al atril, lo hace pidiendo permiso para ejecutar una pieza. Estrella cede respetuosamente su pequeño órgano al solicitante, claro que sorprendido por el gesto. Entonces el hombre toma su lugar y pasa a interpretar un tango. Al finalizar la melodía levanta su rostro y balbucea unas frases sobre la unión de los argentinos y una nueva argentina;  mientras, vemos el rostro del músico sentado enfrente, como desconcertado, sus ojos vidriosos. El ejecutante de pronto se para y le tiende la mano. Recién más tarde, Miguel Ángel se enterará que ese hombre, el ex militar Jorge Olivera, preso a perpetua por torturas y asesinatos masivos entre 1976/1983, había tocado en su piano.

***

En las imágenes lo vemos a Olivera gozoso por el momento vivido. Las imágenes captadas por el Servicio Penitenciario Federal (y subidas a la web por el mismo Servicio) no parecen ser ingenuas, hay algo de la situación directamente dirigida a banalizar el horror, sorprendiendo a la víctima de 77 años, imponiéndole una escena que, estoy seguro, nunca se esperaba.

Olivera, estrecho colaborador del poderoso general Carlos Guillermo Suárez Mason, jefe del Primer Cuerpo de Ejército, condenado a perpetua, viene de ser recapturado luego de estar prófugo por mucho tiempo.  Olivera, el desaparecedor y  torturador de la modelo franco-argentina Marie Anne Erize, intenta acercarse y ejecutar (casi militarmente como un réquiem) una pieza de tango “la Comparsita”, para lograr ser puente con la otra pieza de Bach que un pianista de la talla de Estrella acababa de dejar sonando en la sala.

No es el crimen ejecutado como una de las bellas artes, como diría De Quincey, es la ignorancia y la banalidad del mal lo que irrumpe y digita esa escena. Es el contexto político actual, pretendiendo poner en el mismo plano al verdugo y a la víctima, como si sus dedos hurgaran el mismo arte, acaso la misma música o sensibilidad que los unificara en un dialogo posible.

Olivera nunca tuvo sensibilidad alguna en sus manos, como esbirro del genocidio,  ni siquiera se asemeja al capitán Nazi Wilm Hosenfeld, quien una noche de 1943 se encontró con el pianista judío Wladyslaw Szpilman, y en vez de exterminarlo, pidió probar su condición de músico, a lo que Szpilman, con las manos aún entumecidas, tocó el “Nocturno en cis moll” de Chopin.  Entonces, conmovido, lo ayudó a fugarse del horror. La escena  recreado por Roman Polanski en la película “El pianista”, que en 2003 obtuvo el Premio Oscar, no deja de ser la obsesión de un director en su demostración que, hay veces que el Mal, salva al Bien.  Pero el verdugo y la víctima no se igualan frente al arte si no están en el mismo infierno, y el dialogo si es –acaso- posible, es entre dos personas que sienten el arte en sus máximas pulsiones. Pues, no me queda duda, de que el capitán Olivera es la bestia que hubiera despedazado los dedos de Miguel Ángel Estrella, en vez de salvarlo de su fatal destino.

En las imágenes del penal de Chimbas, uno puede pensar en los dedos de Miguel Ángel y luego observa los dedos de Olivera sobre el mismo teclado. Los dedos del torturador Olivera, pesados, toscos, ensangrentados… Y los dedos que le quisieron arrancar al concertista para que nunca más siga tocando. Los dedos gráciles, como palomas que se mueven y luchan contra el olvido y el terror en “re menor”. Los dedos de Estrella que hablan con Dios y le prometen, y –pese a todo- continúan tocando.

 

Los videos:

https://www.youtube.com/watch?time_continue=6&v=Pt4zUaZiMVw https://www.youtube.com/watch?v=S0kUg8mecRk

La nota:

http://www.tiempodesanjuan.com/sanjuan/2017/10/10/represor-olivera-toco-piano-concierto-miguel-estrella-penal-193219.html

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s