INVITACIÓN A LA PRESENTACIÓN DE LA ANTOLOGÍA LA PLATA SPOON RIVER, EL MIERCOLES 2/4 -16HS -PLAZA MORENO

Imagen

 

 

 

 

 

 

“En el fondo tú escribes para estar como muerto, p

ara hablar desde afuera del tiempo, para convertirte para todos en un recuerdo”

Cesare Pavese

 

 

El 2 de abril de 2013 la ciudad de La Plata se inundó luego de un fuerte temporal. Dos de los arroyos que atraviesan la ciudad en sus márgenes desbordaron su cauce. En el centro urbano el agua alcanzó los dos metros de altura, arrasando con plazas y avenidas. El Servicio Meteorológico Nacional informó que 181 milímetros cayeron entre las 18 y 21 horas. La elevación del nivel del agua tuvo su origen principal en la magnitud de una tormenta extraordinaria que azotó a la provincia de Buenos Aires y a la Capital Federal; sin embargo, el desastre en la ciudad de las diagonales fue consecuencia de una flagrante imprevisión humana.

La dimensión de la catástrofe ocurrida en La Plata y alrededores conmovió a todo el país por varias semanas, y puso en evidencia que las pérdidas irreversibles obedecieron a una conjunción de factores entre calentamiento global, condición climática, políticas vacías de gestión, riesgo no previsto, formas inocuas de salvataje, y negación de las consecuencias fatales. Luego del 2 de abril el gobierno provincial oficializó un listado con el nombre y apellido de 51 personas fallecidas como consecuencia de la inundación. Con el correr de los días, el mismo gobierno pretendió dar por cerrada aquella cifra. Lo cierto es que, un mes más tarde, la justicia computaba más de 70 víctimas, número que –a esta altura– no ha sido clausurado y continúa en aumento; dejando en evidencia que existió un procedimiento estatal espurio de ocultamiento-adulteración de las defunciones ocasionadas por la inundación[1].

Frente a este tembladeral, los hechos quedaN de algún modo surcando la memoria colectiva y se reproducen en lugares comunes que asumen el habla y la palabra entre los vivos. Aun cuando sea por causas naturales, el ocultamiento, la mentira y la negación de muertes en un país como Argentina tienen reminiscencias culturales especiales, asociadas al pasado. La poesía, entonces, como manifestación del arte, puede mantener distancia y seguir en la evasiva, o bien puede indagar a fondo aquellos lugares. Dado que yo no era ajeno a lo ocurrido, en especial al curso de  la investigación de los hechos por mi carácter de defensor público, y también por cierta obsesión poética que siempre acompaña mis búsquedas[2], los ingredientes para que diera nacimiento a un proyecto de indagación-interpelación expresivo estaban dados.

 

La antología que aquí presento nace como destello la mañana del 5 de abril,  mientras ayudaba a llevar alimentos y colchones a familias damnificadas que habían perdido todo menos la esperanza. Continuó tomando forma en mi cabeza por la tarde, camino a la Morgue para colaborar con un juez que buscaba dar con la verdadera cifra de personas fallecidas como consecuencia del temporal. Finalmente adoptó entidad en mi casa, la noche de ese mismo día, frente a un libro que había leído hacía ya tiempo, y al que volví empujado por aquellas circunstancias. Me refiero a Spoon River Anthology, del poeta y abogado Edgar Lee Masters[3].

 

¿Qué tenía que ver Spoon River Anthology con la inundación del 2 de abril? La antología que pensé tenía que retomar el punto de partida del epitafio, y relacionar el agua con la poesía y la voz de los muertos. La convocatoria consistió en antologar voces siguiendo la manera de Lee Masters. Escogí a muchos platenses que padecieron el temporal, pero también fui a buscar al interior del país, autores conocidos y otros no tanto.[4] Seleccioné poetas de Chile, Colombia, Perú y Brasil quienes tenían conocimiento de lo que había ocurrido en La Plata. A cada poeta le pedí que sea la máscara de un “otro”, pero desde sus obsesiones[5]. Cada poema experimentaría el verso libre y llevaría como título el nombre y apellido de alguna de las víctimas del temporal del 2 de abril hasta donde la justicia las hubiera computado[6]. En este caso no se inventarían epitafios de personas imaginarias enterradas en un supuesto cementerio de un conjetural pueblo llamado Spoon River. El riesgo de algo demasiado real surgía como inversión y base de la Antología La Plata Spoon River[7].

 

La convocatoria hizo que muchos se entusiasmen de inmediato con la propuesta, algunos pocos se opusieron ante la incorrección de “usar” el nombre de los muertos sin permiso. Otros se disculparon ante su imposibilidad de colocar su voz en ese lugar. Narradores probaron ocasionalmente con la poesía. Lo cierto es que la mayoría de los escritoras y escritoras convocados se mostraron interesados y lo vieron –así surge de los poemas– como cierta forma de reivindicación. Incluso poetas que no suelen vincularse a la llamada “poesía política” y que denostan tal caracterización, por el marco de la propuesta a la que se plegaron interesados, asumieron ese tono sin caer en la indignación. Con lo cual tiendo a creer que gran parte de la poesía que se escribe en este momento ha perdido su potencia disruptiva, por ausencia de una verdadera propuesta o relato interpelativo que la contenga[8].

 

Salvo que el poeta lo crea necesario, la poesía no pide permiso para titular un poema de determinada manera. La poesía irrumpe, es. Más cuando el poder niega el lugar que le cabe a esos nombres y el poeta entonces los pretende afirmar. Es decir, homenaje justo el poema, y no sacrilegio. La incorrección en la devolución de la voz que no está. Epitafios que inventan, reconstruyen perspectivas de quiénes fueron los muertos o quienes pudieron haber sido sin serlo. Los resultados a la vista dejan ver un mosaico de tonos, maneras, acercamientos y distancias. La mirada, la palabra posible, un monólogo de último momento o simples lugares imaginados por escrituras que, aunque no conocieran a la persona a la que referencian por título, asumen con respeto esas vidas que no debieron perderse por motivos evitables.

 

Como en el romanticismo, los poetas se convierten en médiums, hablan por los muertos que quedan boyando, antes de irse a un más allá. Traen el mensaje velado hacia el más acá, y susurrando a los vivos tratan de poner ciertas cosas en su lugar. Es en algún punto que los poemas pierden aquello que los diferencia, y no son más que una sola voz.

 

Julián Axat, noviembre de 2013


[1]              Sobre ese procedimiento puede consultarse la profunda investigación realizada por la revista La Pulseada (en www.lapulseada.com.ar) y el artículo de Horacio Verbitsky, “El Agua y el Fuego”, publicado en Pagina/12 el 28 de abril de 2013.

[2]              “…Decía el poeta Néstor Perlongher en un fragmento de su largo poema escrito en el exilio: En la provincia donde no se dice la verdad / En los locales donde no se cuenta una mentira  / –Esto no sale de acá– / Hay Cadáveres…”´. Julián Axat, “La gestión de los cuerpos, Tiempo Argentino, 13 de abril de 2013.

[3]              Antología de Spoon River, 1915. En mi biblioteca está la primera edición de Librerías Fausto, Buenos Aires, 1979, con selección, prólogo y traducción de Alberto Girri. Hay otra traducción, íntegra, de Editorial Cátedra, 2004.

[4]                El criterio de selección fue amplio, tomé autores de todas las edades, traté de mantener proporción entre hombres y mujeres, escritores que trasuntan distintas vertientes y posicionamientos. Ya a punto de cerrar el proyecto,  encontré el libro de Roberto D. Malatesta, titulado “Por  encima de los Techos”, surgido en la inundación de Santa Fe del año 2003 (Edic. Leviatan) y que relaciona poesía e inundación. Por suerte pude tomar contacto con Roberto e invitarlo a participar de esta antología. El poema que cierra, le pertenece.

[5]                  La convocatoria fue publicada en: colecciónlosdetectivessalvajes.blogspot.com.ar 

[6]                 Al momento que se escribe el presente prólogo una Fiscalía y un Juzgado llevan a cabo investigaciones que contradicen la nómina oficial de víctimas; de allí que he decidido tomar parte de la nómina de personas fallecidas que maneja la justicia y dejar abierto este proyecto por si aparecen nuevos nombres a los que corresponderán nuevos poemas, los que se incluirán en una futura reedición de la antología.

[7]                No es la primera vez que en nuestro país la Antología de Spoon River aparece como disparador; así Juan Gelman en Los poemas de Sidney West, Editorial Galerna, Buenos Aires, 1969. En otro país,  Roberto Bolaño, aunque en forma narrativa, la segunda parte de Los detectives salvajes, Editorial Anagrama, Barcelona, 1998.

[8]              Aspectos de este fenómeno han sido introducidos por nuestra Colección Los Detectives Salvajes, en especial en la Antología anterior Si Hamlet duda, le daremos muerte, Libros de la talita dorada, 2010.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s