Marca de agua

Image

– ¿Su profesión?
– Soy poeta. Supongo.
– Nada de supongos aquí. Ponte derecho. No te apoyes en la pared. Mira al tribunal. ¿Tienes una profesión estable?
– Creía que eso era una profesión estable.
– Pero en términos generales, ¿cuál es tu especialidad?
– Soy poeta, traductor poeta.
– ¿Quién te ha reconocido como poeta? ¿Quién te ha metido en las filas de los poetas?
– Nadie. ¿Quién me ha metido en las filas de la especie humana?
– ¿Has estudiado para serlo?
– ¿Para ser qué?
– Poeta. ¿No has encontrado la manera de proseguir tus estudios en el instituto, donde podías prepararte y aprender?
– Nunca he creído que eso fuera materia de enseñanza.
– Entonces, ¿qué?
– Creo que eso… viene de Dios.

(Diálogo que tuvo lugar en la mañana del 18 de febrero de 1964 en el juzgado de distrito de Leningrado entre la jueza Irina Savaleva y el “parásito social y vago maleante” de 24 años Joseph Brodsky, quien 23 años después -1987, y a sus 47- alcanzó el Premio Nobel de Literatura)

ESTEBAN PEICOVICH. Poemas plagiados, Editorial Bajo la luna, año 2006, pág. 72

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s